Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Dos clientes del gimnasio

La idea de tener un gimnasio únicamente para mujeres parece bastante aceptada, sobre todo por ellas. Después de todo, muchas mujeres pueden sentirse más cómodas haciendo ejercicio en un gimnasio donde no hay hombres alrededor. En un gimnasio femenino, ellas estarían más abiertas a dar y recibir consejos sobre su estado de salud y su plan de ejercicios. Con instructoras femeninas las mujeres estararían más centradas, de hecho podrían conseguir un mejor asesoramiento y tener así actividades no disponibles en gimnasios mixtos. También hay factores religiosos en este tema, ya que muchas culturas no permiten la exposición del cuerpo femenino a otros hombres que no sean del matrimonio.

Un gimnasio femenino quiere decir que ningún hombre tiene permitida la entrada. Ha habido casos en los que un hombre ha decidido ir a uno de estos gimnasios y se le ha negado la entrada, con la posterior denuncia por discriminación de sexos. Uno no puede saber de primera mano si la intención del hombre es perjudicar a las mujeres con su presencia o simplemente trabajar su cuerpo. Puede que el hombre no tuviera un gimnasio cerca de casa y éste fuera el mejor situado. O podría ser que en ese gimnasio femenino es el único que puede entrar el hombre por las características de salud que tiene. Hay que buscar el gimnasio adecuado a cada persona.

Demandas por doquier

Actualmente hay muchas demandas hacia este tipo de gimnasios. Demandas que acusan a estos centros deportivos de discriminatorios. Por ejemplo, en el año 2000 la Comisión de Derechos Humanos de Alaska tuvo constancia de un hombre al que le fue prohibida la entrada en uno de estos gimnasios femeninos. Sin embargo el tiro le salió por la culata al hombre, ya que el gobierno de Alaska había legalizado este tipo de centros unos días atrás.

Todas las demandas que son impuestas por organizaciones masculinas son por discriminación en doble sentido. Una demanda por denegar la entrada a un centro deportivo de carácter público o privado pero que no está reflejado en ninguna ley que solo puedan acceder las mujeres. Y por otro lado una demanda acerca de** no poder trabajar en un centro de éstos** siendo un cualificado entrenador personal del género masculino.

Mujer haciendo flexiones

Esto sucedió en Chicago donde un hombre ganó, gracias a la ayuda de sus abogados, el caso contra un centro deportivo femenino en el que no pudo ni dejar el currículum para trabajar. Este centro en concreto fue obligado a contratar a este hombre y a pagar 30.000 dólares por daños y perjuicios. En otras demandas se dictamina que los hombres tienen el mismo derecho de entrar en estos centros que las mujeres. Debido a la gran cantidad de demandas que han puesto los hombres muchas son las mujeres que se han quejado en sus estados. Algunos de los cuales han decidido implantar leyes en favor de esta clase de centros.

Hay diferentes opiniones al respecto pero os soy sincero, no me importa que haya clubes decididos a admitir únicamente a mujeres. Pero, ya que nos ponemos, sería igual de justo que hubiera gimnasios únicamente para hombres, cosa que no hay. Es lógico que las mujeres se sientan mejor entrenando en el gimnasio sin ser observadas o sin sentirse observadas. Pero también cabe la posibilidad de que a los gimnasios femeninos vayan mujeres homosexuales (u hombres homosexuales en centros masculinos) a hacer de voyeur. Pero ya entraríamos en la discriminación por orientación sexual, algo en lo que no queremos entrar. Todos tenemos derecho a todo.

Aunque también está la opinión de aquellas mujeres que piensan así:

No hay nada más motivante que un buen y atractivo entrenador personal.

Y vosotros/as, ¿qué pensáis al respecto? ¿Son una necesidad este tipo de gimnasios? ¿Es coherente que los hombres se quejen de no poder acceder a ellos? ¿Son mejores los entrenadores personales hombres que mujeres? La polémica está servida.

Última actualización: 13 de March, 2014

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo