Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El peligro de las grasas hidrogenadas

aceite oliva

Mucha gente ve las grasas como un elemento a erradicar, una parte de la alimentación que es mejor eliminar para mantener el cuerpo saludable.

La realidad es que las grasas son totalmente necesarias (en cantidades que varían según cada persona), aunque hay que saber que no todas ellas son del mismo tipo.

Por hacer una aproximación, podríamos decir que la proporción de grasas ideal a ingerir diariamente ronda entre el 20 y el 35% de las calorías totales.

Las grasas saturadas y las hidrogenadas suelen llevarse las críticas de los expertos en nutrición, y veremos por qué.

Tipos de grasa

Aunque no nos paremos a explicar en profundidad lo que son las grasas, sí hay algunos conceptos que conviene aclarar de cara a su aplicación en la alimentación:

Las grasas saturadas, por una parte, suelen ser de origen animal, aunque también las contienen el aceite de coco o el de palma.

Aparecen en las carnes grasas y embutidos, en el tocino, en el sebo, en los quesos grasos y en la leche entera, entre otros alimentos.

Su estado a temperatura ambiente es sólido, y se le atribuyen efectos negativos como el aumento de los niveles de colesterol.

También se ha dicho que pueden provocar problemas cardiovasculares, aunque esto último ha sido puesto en duda por recientes estudios, que achacan estos efectos a las grasas hidrogenadas, que veremos enseguida.

Concluiríamos que este tipo de grasa es necesario, pero en cantidades muy controladas (no superando el 30% de la cantidad de grasa diaria)

Las grasas hidrogenadas (también conocidas como grasas trans) son las que más indicadores tienen en su contra, hecho que hace que nadie las recomiende, ni siquiera en porcentajes bajos.

Podríamos decir que deben ser evitadas en lo posible. Obtenidas a partir de la hidrogenación de aceites vegetales (con lo que pasan de insaturadas a saturadas con la forma trans), son mucho más perjudiciales que las saturadas presentes en la naturaleza.

margarina mantequilla

Este tipo de grasa suele encontrarse en los productos procesados, entre otros, en la bollería y pastelería industrial, en la manteca vegetal, la margarina o cualquier alimento elaborado con estos ingredientes.

Muchas veces, podemos leer que un producto ha sido elaborado con grasas vegetales, hecho que algunos pueden asociar a aceites de girasol u oliva, siendo éstos saludables, pero no es raro que el hecho de no especificar de qué aceite se trata signifique que están presentes las grasas hidrogenadas, con aceites baratos y de poca calidad (aunque esto no siempre tiene por qué ser así).

Por último, las grasas insaturadas se encuentran en estado líquido a temperatura ambiente, como el aceite de oliva, de girasol o de maíz.

Son las más beneficiosas para el cuerpo humano por sus efectos sobre los líquidos plasmáticos, y algunas contienen nutrientes esenciales que no pueden ser fabricados por el organismo, por lo que debemos ingerirlos.

En este tipo englobamos las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas, con diferentes beneficios según el tipo, y que podemos encontrar en los citados aceites, en frutos secos, o en ciertos tipos de pescado.

Última actualización: 16/03/2014 a las 11:27

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo