Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Es bueno el deporte para la hipertensión?

medir tensión

La tensión alta o hipertensión es el término empleado para referirse a que la sangre, cuando es transportada por las arterias, lo hace con una presión más grande de lo que sería deseable para la salud.

Este problema, que puede llegar a ser muy peligroso, no siempre presenta síntomas (aunque a veces se manifiesta a través de mareos, dolores de cabeza o sangrado de nariz), lo que hace imprescindible controlar la tensión periódicamente, además de llevar una vida saludable en la que alimentación y deporte serán fundamentales.

Hipertensión y deporte

Practicar deporte regularmente es muy importante para pacientes con hipertensión (o para evitarla si tenemos tendencia a ello), por dos motivos fundamentales.

Uno de ellos es que el ejercicio ayuda a que el peso no sea excesivo, cuando el sobrepeso (especialmente la obesidad) es una de las principales causas de hipertensión.

El otro es que la adaptación cardiovascular mejora gracias a la práctica habitual de ejercicio, especialmente debido a los aeróbicos de resistencia, los que se realizan durante cierto tiempo.

Es muy recomendable practicar regularmente algún deporte de resistencia moderado o suave, ya que activan el corazón y el sistema circulatorio.

Por otra parte, hay deportes y ejercicios excesivamente exigentes cuyas consecuencias pueden no ser favorables, con excesivas sobrecargas que producen picos de tensión arterial, que deben ser evitados.

cuidar corazón

Datos como las pulsaciones por minuto, fácilmente medibles gracias a aparatos como los pulsómetros, o simplemente nuestras propias manos, ayudarán a saber los umbrales a partir de los cuales el corazón empieza a sufrir.

Esto hace posible que cada persona pueda saber la intensidad del ejercicio que está practicando, así como la que no le conviene superar.

En caso de que no te guste el deporte, siempre es posible realizar actividades físicas alternativas, como puede ser caminar o pasear cuando sea posible, sustituir el coche por la bicicleta o subir escaleras como ejercicio.

La alimentación, esencial

Los alimentos de nuestra dieta también condicionan la tensión arterial. El elemento más importante en este sentido es el exceso de sal, que causa retención de líquidos y el aumento de dicha tensión.

Hay que limitar su ingesta (incluyendo los alimentos que la contienen en gran proporción, como los alimentos preparados) en la medida de lo posible, siendo en general recomendable no sobrepasar la media cucharada pequeña diaria.

El tabaco y las bebidas con cafeína también tienen implicaciones en la tensión arterial, aumentándola, aunque no está demostrado que afecten a largo plazo.

En definitiva, la hipertensión o tensión arterial alta es un problema muy serio que puede mantenerse oculto, para el que hay medicaciones específicas, y que podemos contribuir a evitar a través del deporte y la alimentación.

Última actualización: 14/03/2014 a las 01:30

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo