Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo prevenir y rehabilitar lesiones musculares

lesion

Las lesiones son un gran problema para todo deportista. En mayor o menor medida según el ejercicio practicado, en toda actividad hay posibilidades de sufrir una lesión, que lastra nuestros progresos y nos impide el desarrollo normal del deporte en cuestión. Aunque muchas veces son inevitables, hay ocasiones en que nuestros hábitos las pueden reducir en gran medida. Es el caso de las lesiones musculares, que suelen impedir completamente la realización de ejercicio, pero que pueden prevenirse en parte siguiendo unas pautas, enfocadas a la preparación del músculo para el esfuerzo requerido.

Prevención y fortalecimiento

En general, podríamos englobar dentro de las lesiones musculares (en función del daño), tanto roturas como desgarros. Veamos algunos puntos que nos permitirán descubrir cómo aparecen, así como la forma de identificarlas y rehabilitarlas.

Las lesiones de este tipo se producen cuando un músculo no es capaz de responder a unas determinadas exigencias de fuerza, y normalmente esto se da en movimientos de alta velocidad, aunque también puede darse en una contracción sostenida. De cara a la prevención, como he dicho, debe llevarse a cabo una adecuada preparación de los músculos en función del esfuerzo requerido, es decir, en función del deporte que se vaya a realizar.

lesion messi

Debemos saber, en primer lugar, que la frecuencia de estos problemas es mayor en gente con lesiones previas, ya que esto produce debilidad muscular. Pero no es el único factor a tener en cuenta, sino que es más probable sufrir una lesión a edades más avanzadas, en músculos con flexibilidad y movilidad pobres o al final de los entrenamientos, debido a que la fatiga reduce la fuerza disponible. También podría influir negativamente el pinzamiento de un nervio. Muchos de estos factores de riesgo son incontrolables, pero sí podemos minimizarlos con un correcto calentamiento, entrenando la flexibilidad y preparándonos adecuadamente para la fatiga.

Entrenando

Con un entrenamiento específico reproducimos los movimientos propios del deporte que vamos a practicar. Con esto preparamos al músculo para la carga específica a la que va a ser sometido, además de ayudar a integrar dichos movimientos en nuestro sistema neuromuscular. También es bueno introducir en ciertos entrenamientos a intensidades parecidas a las de competición, si es que va a producirse.

Otro punto a trabajar es la tolerancia a la fatiga. El músculo fatigado tolera en menor medida las cargas que el que no lo está. Está demostrado que esto influye de cara a las lesiones, por lo que debemos tener en cuenta la mejora en este aspecto en nuestro entrenamiento. La estabilización del CORE (complejo lumbopélvico) también es un elemento muy importante, y previene lesiones musculares de todo tipo. En este tipo de entrenamiento incluiríamos la musculatura abdominal, glútea, lumbar, isquiotibial y la región anterior del muslo.

Una correcta recuperación cuando ya se ha producido la lesión es vital, ya que en caso contrario aumenta la probabilidad de volver a lesionarse, así como el riesgo en la musculatura vecina.

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo