Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Cuáles son las mejores superficies para correr?

Arena de playa como superficie

En el deporte hay una gran cantidad de variables, y si hablamos de correr, estas variables pueden ir desde los entrenamientos, pasando por la ropa que nos ponemos a la mentalidad con la que afrontamos las competiciones. Uno de estos factores tan importantes de los que hablamos es la superficie sobre la que entrenamos o competimos, ya que cada una tiene unos factores para nuestro organismo. Veamos cuáles son mejores y cuáles son peores.

En primer lugar, y según nos apuntan diversos estudios, la mejor superficie para correr es la hierba natural, ya que el efecto que tiene la hierba al amortiguar los golpes de nuestras pisadas hace que sufran mucho menos tanto las articulaciones como para el resto tanto de los pies como de las piernas. También es una muy buena superficie para correr la hierba artificial, aunque como normalmente aumenta la dureza de las hojas artificiales puede perjudicar a algunos corredores en particular como pueden ser los que corren sin calzado. Por otra parte, tenemos que tener cuidado con las irregularidades de ambas, sobre todo de la hierba natural, ya que esto nos puede hacer sufrir caídas o incluso lesiones en los casos más graves.

Mujer corriendo sobre grava

En segunda y tercera posición tendríamos superficies más duras, pero que también son recomendables para realizar nuestra actividad preferida, y es que hablamos de la arena de playa y la tierra, siendo esta última más dura y acercándose en algunos casos al nivel de dureza del asfalto. Con respecto a la arena de playa es muy recomendable, sobre todo si no nos encontramos muchos obstáculos por el camino, algo difícil en algunas playas en ciertas épocas del año, y si corremos descalzos, algo muy común en esta superficie, es bueno que no tengan demasiadas conchas para pincharnos los pies. Esta disciplina es buena ya que así mejoraremos el tejido tendinoso del pie además de conseguir una exfoliación natural que nos puede evitar varias dolencias. Con respecto a la tierra, debemos mirar que sea un terreno llano, ya que si no, el problema vendría de posibles lesiones por sobre-esfuerzo o un cansancio mayor al normal, pudiendo sufrir los músculos.

El tartán sintético, o como más se conoce, la superficie de las pistas de atletismo, es un material similar al hormigón y al asfalto, pero con una mayor elasticidad por lo que aumenta el tiempo de contacto entre la superficie y el pie, pudiendo ocasionar a largo plazo problemas en los tendones, sobre todo si no somos profesionales.

Como ya podéis imaginar, las superficies menos recomendables son el hormigón y el asfalto ya que sus durezas hacen que el impacto del pie al golpear la superficie nos perjudique sobre todo en el tejido tendinoso de pie y piernas, además de las articulaciones y los músculos. Cuando nos referimos a hormigón, estamos hablando de, por ejemplo, las aceras de las ciudades. En el caso del asfalto, suele presentar algo más de porosidad, por lo que “es más aconsejable”, aunque no deja de ser dañino.

Todos estos consejos son muy generalistas, por lo que si realizamos algún tipo de competición, lo idóneo es ajustar los entrenamientos a la superficie dónde se realizan las competiciones y poder tener un mejor comportamiento durante la propia prueba.

Última actualización: 14 de March, 2014

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo