Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

La importancia de los minerales para la salud

alimentos obtener minerales

Por todos es sabido que alimentación y salud son dos términos que van de la mano. Si bien no es el único factor que influye, podemos decir que comer de una forma adecuada es determinante para mantener el cuerpo en un estado saludable. Sin embargo, muchas veces nos centramos en los macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono y grasas), o incluso tenemos en cuenta las vitaminas, pero olvidamos la gran importancia de los minerales, igualmente indispensables para el organismo.

Pequeñas cantidades, grandes influencias

Aunque la mayor parte de los alimentos que ingerimos en nuestra dieta pertenezcan (en cuanto a cantidad) a los citados macronutrientes, que componen los alimentos en gran proporción, debemos tener muy en cuenta igualmente los minerales. Éstos se encuentran en cantidades mucho más pequeñas, pero los desequilibrios en algunos de ellos pueden traer graves consecuencias para el organismo. Veamos algunos de los más importantes, y en qué afectan de cara a la salud, así como los alimentos de los que obtenerlos:

Silicio: es necesario para mantener fuertes los huesos y las arterias, ya que favorece la generación de cartílagos y estroma. Además, provoca el fortalecimiento del cabello, las uñas y la piel. Es posible obtenerlo de cereales y manzanas, entre otros.

nueces

Cromo: este elemento es importante para el metabolismo de los hidratos de carbono, así como el buen funcionamiento de la insulina. Su absorción (al igual que la del selenio) puede verse reducida por niveles altos de azúcares en el cuerpo, lo que impediría las mejoras en las defensas que conlleva. Se encuentra en las nueces, en los frutos del bosque o en la cerveza.

Yodo: tiene efectos beneficiosos en la glándula tiroides. Además, al igual que el silicio, fortalece el cabello, las uñas y la piel, pero es que también ayuda a mantener los dientes sanos y controlar los nervios. Es especialmente importante durante el embarazo, y podemos encontrarlo en las algas, el pescado o las cerezas, por citar algunos. La cantidad diaria recomendada es de 150 mg.

Flúor: este elemento es necesario para mantener sanos los dientes y los huesos. Se obtiene de determinados pescados o del té negro.

Cobre: en este caso, se trata de un componente imprescindible en la creación de hemoglobina, y apoya la respiración celular. Se encuentra contenido en pasas, verduras, nueces o en el hígado.

Manganeso: este elemento mineraliza los huesos y participa en el metabolismo de nutrientes. Puede obtenerse de arándanos, fresas, legumbres, cacao o cereales.

Cobalto: participa en la creación de la sangre. Está contenido en el hígado, los productos integrales, las legumbres, las ciruelas, la soja, los dátiles o el brócoli.

Boro: esencial para un adecuado crecimiento, se encuentra más o menos en los mismos alimentos que el cobalto.

Además de todos estos, hay otros muchos de gran importancia. Algunos no se han citado aquí por ser más conocidos, como es el caso del calcio, el fósforo o el magnesio, pero tampoco debemos olvidarnos de ellos por estar presentes en nuestras dietas más a menudo.

Última actualización: 9 de January, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo