Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El pan no engorda si sabes cómo comerlo

pan bocadillo

Cuando alguien quiere adelgazar y se somete a una dieta, uno de los recursos más utilizados para reducir calorías es eliminar el pan, o al menos limitarlo en lo posible. El pan es una importante fuente de carbohidratos, y como tal, es posible que lleve al incremento de peso cuando su consumo es excesivo y complementario al de otros carbohidratos como el arroz o la pasta. Sin embargo, no consumirlo también puede desequilibrar la dieta si no somos cuidadosos. Te enseñamos cuándo y con qué comer pan para aprovechar sus ventajas sin necesidad de ganar peso.

Existen estudios, incluso, que demuestran que una dieta rica en pan puede favorecer la disminución de peso y el tamaño de la cintura, o al menos no influir especialmente en el peso, sobre todo si el pan es integral. Para ello, lo que hay que hacer es respetar las cantidades recomendadas, que vendrán limitadas por las proporciones de hidratos de carbono que requiere nuestra dieta diaria, que a su vez vendrá determinada aproximadamente por las calorías totales que vayamos a ingerir.

Controlando los carbohidratos

Mucha gente deja de comer pan directamente cuando se pone a dieta. Aunque esto no tiene por qué ser negativo si se complementa adecuadamente la alimentación, tampoco es positivo, sino más bien un error. El aporte de carbohidratos del pan se transforma en glucosa, que acaba siendo combustible para músculos y cerebro.

En una dieta de unas 2000 kcal, por ejemplo, más de 1000 kcal deberían provenir de hidratos de carbono, para lo que el pan puede ser un aporte esencial, mientras que con proporciones menores tendríamos desequilibrios. La cantidad de kcal totales, por otra parte, debe ajustarse a nuestros objetivos, peso, edad… pero la proporción de hidratos (aunque también dependa de varios factores) casi siempre será grande sobre el total para que la dieta sea equilibrada.

pan blanco integral

Es importante incidir en el hecho de que es preferible el pan integral, ya que aunque la cantidad de calorías que aporta pueda ser similar a la del pan blanco, presenta algunas ventajas sobre éste. Una determinante es que el pan integral es un hidrato de carbono de asimilación lenta, lo que hace que podamos utilizarlo como energía durante más tiempo antes de que el cuerpo lo almacene como reserva (grasa). También aporta más vitaminas, ácidos grasos beneficiosos y fibra, que ayuda a regular el tránsito intestinal y produce cierta sensación de saciedad.

En cuanto a con qué comerlo, podemos decir que en bocadillos es “peligroso” porque los alimentos que solemos incorporar pueden ser muy calóricos, pero si son adecuados no debería haber problema. Añadirlo en comidas donde la cantidad de hidratos de carbono ya sea elevada tampoco es recomendable (arroz, pasta, legumbres, patatas), porque las necesidades estarán cubiertas con esos otros alimentos y los excesos no son recomendables.

Por tanto, podemos decir que el pan es conveniente para casi todo el mundo, siempre que se sepa cómo comerlo, y eliminarlo de la dieta sin más suele ser un error.

Última actualización: 14 de March, 2014

Flavia

Foto Flavia

Soy maquilladora de profesión y maestra rotisera y pizzera de corazón. Mi gran pasión es la repostería y adopté la meditación y el deporte como estilo de vida. Puedes ver mi perfil en Linkedin.

Sigue leyendo