¿Qué partes del cuerpo entrenar para ser un buen runner?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Mujer corriendo

El running parece un deporte mucho más sencillo de lo que en realidad es, y sobre todo si hablamos de ciertos niveles de competición y variando las muy diferentes categorías que existen, pero en todos los aspectos necesitamos entrenar duro y sacrificarnos para conseguir unos buenos resultados, y, al contrario de lo que piensa la mayoría de la gente, no solo hay que entrenar las piernas, sino que hay mucho más trabajo detrás de unos buenos resultados. Para ello veamos que partes del cuerpo necesitamos entrenar.

Está claro que las piernas son parte fundamental para conseguir unos buenos resultados, por lo que tener unos músculos bien entrenados y tonificados se antoja fundamental a la hora de correr, además de que sin ello la respuesta motora de nuestro organismo sería muy inferior, por lo que tenemos que realizar unos correctos estiramientos y calentar antes de entrenar o de la competición para evitar problemas y lesiones. Hay que tener en cuenta que el tren inferior de nuestro cuerpo no son solo los gemelos y los muslos, sino que los glúteos también lo forman, lo que nos proporciona un correcto equilibrio en la zancada.

Hombre corriendo

Por otra parte, y también en las piernas, tenemos que cuidar las articulaciones más importantes, esto son, pelvis, rodillas y tobillos. Las articulaciones son las que soportan en buena parte el impacto de nuestras piernas al pisar el suelo, por lo que entrenar los músculos que rodean a estas articulaciones es algo esencial para que estas sufran menos y evitarnos así lesiones más peligrosas y dolorosas. Para evitar la tensión excesiva en estas zonas, deberíamos estirarlas si sentimos la más mínima molestia.

La espalda y el tronco también son esenciales a la hora de correr, ya que, como ya hemos mencionado otras veces, una mala postura a la hora de correr nos va a hacer rendir peor y fatigarnos más. Un buen ejemplo es cuando corremos un poco volcados hacia adelante, o incluso hay gente que se vuelca hacia algún lado. Este hecho hace que sufra nuestro centro de gravedad, que una de las piernas o ambas, según el caso, tengan que realizar un mayor esfuerzo, y por lo tanto, no seamos capaces de dar nuestro máximo rendimiento. Lo aconsejable es correr de forma erguida, con la columna alineada, así ejercitaremos todo nuestro cuerpo por igual y no sufriremos de espalda.

Los hombros son otra zona del cuerpo importante a la hora de correr, al igual que la espalda, a causa de la técnica, y es que si corremos con los hombros caídos y con los brazos de manera errónea, no tendremos el correcto impulso, haciendo que nos cansemos con más facilidad y que sea más incómodo el hecho de correr. Además, si corremos con la parte superior curvada, se nos puede acumular tensión en la zona de la clavícula o incluso, como hemos mencionado anteriormente, de la espalda, pudiendo ocasionarnos un bajo rendimiento o incluso alguna lesión.

Hay otras zonas que deberíamos cuidar a la hora de correr, como son el cuello o las manos, ya que si mientras realizamos ejercicio, dejamos el cuello y las manos sin la correcta tensión puede ser incómodo y además gastar una energía muy necesaria sobre todo en competición, además, podríamos tener lesiones leves en el caso del cuello.

Archivado en Cuello, Cuerpo, Entrenamientos, Espalda, Hombros, Manos, Rodillas, Running, Tobillo, Zonas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs