Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo recuperarse de los excesos navideños sin afectar a la salud

turron navidad copia

Año nuevo, vida nueva. Quizá esto sea lo que muchos se repitan a sí mismos en estos momentos, y es que es precisamente en los últimos compases del año cuando solemos descuidar el cuerpo en mayor medida, y los excesos navideños, dulces incluidos, suelen acabar en alcohol la noche de fin de año, y resaca al día siguiente. Debemos dejar de mirar atrás sobre las cosas que hemos hecho, y empezar a pensar en recuperarnos de ellas. Sin embargo, es posible que caigamos en el error de pensar que un ayuno completo y prolongado es la mejor opción para ello, cuando es preferible que el proceso sea algo más pausado.

Cuidado con las dietas desintoxicantes

Aunque mucha gente sigue o ha seguido dietas depurativas o de desintoxicación, hay que tener en cuenta que no está probado que el ayuno total, o el dejar de consumir muchos alimentos durante un cierto periodo, vaya a liberar a nuestro cuerpo de estas toxinas. Aunque este tipo de dieta no tiene por qué ser peligrosa si se hace con cierto control, sí puede llegar a serlo si no sabemos lo que tenemos entre manos. Las dietas de ayuno intermitente, por ejemplo, sí se basan en una alternancia de dieta equilibrada con ayuno prácticamente total, pero se trata de un ayuno por periodos cortos de tiempo, que precisamente alterna con una dieta que nos provee de todos los alimentos necesarios.

Con esto quiero decir que no debemos caer en el error de querer perder el peso que podemos haber ganado de una forma excesivamente rápida, ya que esto puede llevarnos a abusar de nuestro cuerpo y perjudicar nuestra salud si no sabemos bien lo que hacemos. Es preferible realizar una recuperación más pausada, con una dieta equilibrada aunque reducida en calorías.

Recuperar pausadamente

manzana dieta

Después de los excesos de la Navidad, sí podemos dar unos días de descanso al organismo, pero es preferible pasar unos días comiendo entre 1000 y 1500 calorías, otorgando prioridad a los alimentos ricos en agua y fibra, consiguiendo así cubrir nuestras necesidades energéticas de glucosa y glucógeno, impidiendo además que el organismo tenga que captar aminoácidos del músculo.

Algunos alimentos tonificantes son las verduras, la macedonia de frutas (con mayor cantidad de fibra que el zumo, por ejemplo), los caldos, la compota, el yogur o el pescado a la plancha. El caldo de alcachofa puede ser perfecto para estos días, ya que es muy digestivo y balsámico, aportando residuo sólido y líquido. Por otra parte, la hidratación es esencial, pero no por ello debemos llevarlo al extremo, ya que de esta forma sobrecargamos el organismo, obligándolo a trabajar más de la cuenta.

Normalmente debemos cuidar de beber más agua, pero en la búsqueda de reducir el apetito puede que haya personas que se excedan en este sentido (me refiero a barbaridades) y acaben perjudicándose.

Última actualización: 16 de March, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo