Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo evitar el exceso de piel tras la pérdida de peso

Piel al adelgazar mucho

Al ganar peso, ya sea por la grasa, el músculo (en culturistas, por ejemplo), o durante el embarazo, la piel es capaz de adaptarse al mayor volumen gracias a su elasticidad.

Con esto, se produce un aumento de tamaño que hay que tener en cuenta a la hora de intentar bajar de peso, ya que la piel suelta es una preocupación habitual en estos casos.

Desde la que cuelga debajo de los brazos hasta la bolsa que se genera alrededor del estómago, es menos probable que aparezca el problema si el peso se pierde poco a poco, aunque también vamos a ver que existen algunos medios para que dicho problema mejore una vez se ha producido.

Eliminar los excesos de piel

Al bajar de peso, especialmente cuando ocurre de manera rápida, los componentes elásticos de la piel pierden la grasa que los mantenía estirados, y además tienen poco tiempo para adaptarse a esta nueva forma.

El proceso de “recuperación” hasta la eliminación de la piel sobrante puede ser largo, incluso de varios años, pero para acelerarlo podemos seguir los siguientes consejos:

Exceso de piel

  • No perder peso demasiado deprisa: como ya he comentado, este es uno de los factores más importantes. Una dieta y ejercicio excesivos pueden llevar a grandes pérdidas de grasa o incluso músculo, lo que puede provocar desajustes con la piel, que no tiene tiempo de adaptarse a este nuevo cuerpo.

  • Hidratación y alimentación: por una parte, el agua es un componente muy importante para mantener la elasticidad de la piel.

    Es vital tomarla en cantidad suficiente, al menos dos litros diarios. Por otra, elementos como el colágeno y la elastina también influyen en el estado de la piel.

    Ciertas fuentes de estos productos suelen ser algunos ricos en proteínas como la leche, las legumbres o las nueces.

  • Cuidado externo: mantener la piel en buen estado, con una exfoliación periódica y otros hábitos de este tipo es necesario.

    En ocasiones, ciertas cremas, el aloe vera, el ácido hialurónico o algunos tipos de vitaminas (C, E o A) pueden, además de otros compuestos, permiten mejorar el estado de la piel y favorecen su recuperación.

    Por otra parte, es preferible evitar los sulfatos presentes en algunos jabones o champús, y llevar cuidado con el sol y con el cloro de las piscinas.

Siguiendo estos consejos no deberíamos tener problemas con los excesos de piel tras bajar de peso, aunque sí es posible que llegue a ser necesaria la cirugía cuando se ha sobrepasado un cierto límite.

Con sobrepesos demasiado elevados, la piel puede llegar a perder la capacidad de volver al estado inicial, pero tras un embarazo o un sobrepeso moderado suele haber una solución más fácil.

Última actualización: 21/02/2014 a las 10:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo