Consejos para evitar el efecto rebote después de perder peso

COMPARTIR 0 TWITTEAR

comiendo

Perder peso es, para la mayoría, una tarea difícil. Hay muchos medios para conseguirlo, principalmente basados en los hábitos alimenticios (habitualmente con restricciones) y en la práctica regular de ejercicio. En todo caso, adelgazar suele suponer un gran esfuerzo, y a menudo es incluso mayor problema el conseguir mantenerse tras haber perdido que el hecho de perder peso en sí mismo. Te contamos algunos consejos que te ayudarán a evitar el temido efecto rebote, que hace que recuperes rápidamente el peso que tanto te ha costado perder.

¿Por qué se produce?

Para entender el efecto rebote tras una dieta debemos conocer primero cómo funciona nuestro organismo en este sentido. Cuando nos sometemos a una dieta restrictiva, el organismo entra en una especie de modo ahorro de energía, pretendiendo gastar las mínimas calorías posibles de cara a poder sobrevivir y para preservar la salud. En este tipo de dietas, por lo tanto, el cuerpo está recibiendo unos ingresos limitados de nutrientes, y su forma de protegerse es ralentizar el metabolismo para gastar menos energía que en momentos donde lo que se ingiere es más que suficiente para cubrir las demandas.

Al retomar la dieta habitual, el organismo guarda una mayor cantidad de los alimentos que tomamos de cara a tener de nuevo reservas para el futuro. Esto es posible porque en esos momentos vuelve a tener lo suficiente para mantenerse, y algo más. Cuando la dieta ha sido muy restrictiva, y ha venido acompañada de una gran pérdida de peso, el efecto rebote será muy probable.

Cómo evitarlo

Una vez entendido por qué sucede, nos es más fácil abordar y prevenir el problema. Algunas pautas que podrán ayudarnos a ello son:

  • Evitar dietas excesivamente restrictivas: como he comentado, cuando se limitan excesivamente las calorías es más probable que el cuerpo intente recuperarlo luego. Es preferible que la diferencia entre lo ingerido y lo gastado sea de alrededor de 500 kcal (no es difícil calcularlo).

efecto rebote

  • Utilizar el ejercicio como método para ayudar a adelgazar: esto permite conservar masa muscular, que ayudará a quemar calorías una vez finalizada la dieta. Es preferible que el ejercicio se mantenga una vez acabada dicha dieta.

  • Evitar dietas milagrosas: más vale adelgazar de forma sana y paciente, para luego mantener lo perdido, que perder peso rápidamente, poniendo en riesgo la salud y siguiendo dietas nada equilibradas para luego recuperar rápidamente el peso. Es aconsejable perder como máximo un 1% del peso por semana.

En definitiva, llevando una dieta sana, variada y equilibrada en las cantidades adecuadas, conseguiremos unos resultados mucho más duraderos, aunque en principio cueste algo más de tiempo. Además, introducir el ejercicio físico en nuestra rutina diaria contribuirá a perder peso y a otros muchos beneficios para la salud.

Archivado en Adelgazar, Dietas, Efecto rebote, Perder peso
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs