Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Es beneficioso comer jamón serrano?

Jamon serrano y pan

El jamón serrano, un jamón curado que constituye uno de los alimentos más típicos de España, ha sido puesto en duda en muchas ocasiones sobre sus propiedades nutritivas o sus beneficios para la salud.

Aunque todavía mucha gente considera este tipo de jamón como excesivamente graso y poco saludable, en realidad es una de las carnes más fáciles de digerir, con proteínas de alta calidad y una cantidad equilibrada de grasa.

Durante el proceso de curado, además de conseguir su sabor, se aumenta la cantidad de proteínas y se disminuye la proporción de grasas con respecto al producto fresco.

Aunque parezca mentira, el jamón curado es menos calórico que el jamón cocido, un alimento habitualmente considerado como más ligero.

Veamos algunas razones por las que incluir el jamón serrano en la dieta.

Jamón y salud

Como he dicho, este tipo de jamón no es perjudicial para la salud, sino que en muchos sentidos será precisamente todo lo contrario.

La cantidad de grasa que posee no es tan elevada como muchos piensan, además de tratarse en gran parte de ácidos grasos insaturados, principalmente oleico (como el aceite de oliva y las nueces) en proporciones que rondan el 40%.

A este tipo de grasa se le atribuyen propiedades sobre la protección del corazón. Hay que tener en cuenta, eso sí, que la “calidad” de dicha grasa depende del tipo concreto de jamón, y no todos son igualmente beneficiosos.

Jamón curado

Es una fuente de proteínas fácilmente asimilables por el organismo y con un alto valor biológico (contienen los aminoácidos esenciales).

El jamón serrano también es fuente de vitaminas del grupo B, esenciales para el sistema nervioso, así como minerales que ayudan al correcto funcionamiento del organismo, entre los que podemos citar el hierro, el fósforo, el zinc, el potasio o el magnesio.

Por otra parte, su aporte calórico no es tan alto como se pueda pensar, por lo que tiene cabida en dietas de adelgazamiento cuando se consume en cantidades adecuadas.

Como punto negativo, hay que citar que, debido al curado como método de elaboración, su contenido en sal es relativamente elevado.

Esto hace que deban tener cuidado las personas con hipertensión o que estén siguiendo una dieta baja en sal, manteniendo un consumo reducido de jamón de este tipo.

Por último, hay que destacar que depende de cómo se complemente o cocine para saber realmente si el plato será excesivamente calórico o no.

Es preferible que el jamón sea el ingrediente principal del plato y no el acompañamiento, ya que es de por sí lo suficientemente completo como para no usarlo de guarnición.

De igual manera, al cocinarlo salteado añadiremos las calorías del aceite al alimento. En cualquier caso, en proporciones moderadas, el jamón serrano puede ser un alimento perfecto para incluir en la dieta, tanto por su sabor como por sus propiedades.

Última actualización: 16/03/2014 a las 11:29

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo