Consejos para cuidar nuestros pies

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Chinchetas y pie

En verano se fomentan las actividades al aire libre. Correr por la playa, salir a ejercitarse por la noche, el calor del asfalto, utilizar ropa de ‘corto recorrido’, etc. Los problemas que sufren los pies en las épocas de calor son tremendamente comunes debido a estos inconvenientes antes citados. A parte de tener cuidado con la técnica de posición de los pies en carrera, hoy os vamos a enseñar unas cuantas formas para cuidar la salud de nuestros pies día a día.

Airear nuestros pies

Ir descalzo o con sandalias durante el entrenamiento individual se está convirtiendo en una moda (algo que no recomendamos). Sin embargo hay situaciones que se hacen casi imprescindibles, como durante el entrenamiento en la playa en la cual podremos encontrarnos algún que otro elemento punzante. Pero, por otro lado, en el entrenamiento sobre césped, que puede parecer inofensivo, podría ser peligroso por la misma razón que en la playa.

Otra razón para no desnudar nuestros pies es la de que podréis sufrir neuropatía, una enfermedad de los nervios periféricos que causa debilidad en los pies. Podrías cruzar la calle descalzo, pisar el asfalto ardiendo y no darte cuenta de la temperatura del firme. Si eres diabético/a nunca deberás caminar descalzo, incluso en interiores.

Evitar o tratar el dolor de talón

Foto de pies bonitos

La fascitis plantar es una inflamación de la fascia plantar, la banda del tejido conectivo que sostiene el arco del pie se extiende hasta el talón. Esta es una causa común de dolor en el talón. La Doctora Marlene Reid, expresidenta de la Asociación de Podólogos de la Mujer, dice que la fascitis plantar se puede prevenir caminando sobre calzado con suelas fuertes, con estabilidad y soporte en el arco del pie.

Una vez el dolor aparece, éste puede durar varios meses, empeorando poco a poco en lugar de mejorar. Si este dolor dura más de dos meses, se recomienda asistir al médico inmediatamente. Se puede estirar suavemente por las mañanas antes de salir a caminar y también podríamos comprarnos algunas taloneras para reducir el impacto. Los médicos suelen recomendar féculas nocturnas, inyectarse cortisona, aplicar ondas de choque o sprays criogénicos.

Usar calzado cómodo

El uso muy continuado de sandalias puede provocar tendinitis, una inflamación de los tendones de los dedos del pie. Los zapatos de tacón alto no sólo mantiene una presión continua sobre la zona delantera de la planta del pie, sino que aguantamos hasta siete veces nuestro peso. Esto cambia, a la larga, el patrón de amortiguación de esta zona, lo que supone una reducción de la grasa que tenemos en esta parte del pie. Esto suele suceder a los mujeres a partir de los 20 años, si han utilizado tacones altos mucho tiempo.

El verano es una época idónea para las mujeres de negocios que pueden utilizar zapatos con las puntas abiertas dejando aireados los pies. Vale la pena buscar un calzado bien acolchado, nuestros dedos y planta del pie nos lo agradecerá. Estos zapatos serán los que son capaces de distribuir el peso en toda la planta y no cargar tan sólo una zona. En cuanto al material de construcción, en verano, deberemos buscar algún calzado que no sea de plástico o cuero. Además, los tacones más gruesos distribuyen el peso mejor.

Pies en el podólogo

Protegemos los pies de fluidos contaminados

Cuando utilizamos las piscinas de los centros deportivos o gimnasios debemos tener cuidado de no ir descalzados en las zonas más comunes. Siempre ir con sandalias desde el vestuario al borde la piscina y viceversa. Las duchas de los gimnasios suelen ser foco de infecciones como hongos o ‘pies de atleta’, así que debemos utilizar también las sandalias durante la ducha.

Cambiar los calcetines dos veces al día es una recomendación de varios podólogos, además de no utilizar el mismo calzado viejo y sudoroso todos los días. Y esto va para las mujeres: si vais a algún salón de pedicura, tened cuidado. Esto lo digo porque es mejor pedir cita para ir en las primeras horas de la mañana, ya que es cuando el local estará más libre de contaminación. Y debemos tener cuidado de que se están utilizando instrumentos esterilizados.

Nuestros pies soportan nuestro peso durante la mayor parte de cada día de nuestra vida. Por ello debemos tenerle gran respeto y cuidarlos día sí y día también. No podemos descuidar una parte tan importante de nuestro cuerpo como son los pies y, como habéis visto, es tremendamente fácil no dañárnoslos.

Archivado en Consejos, Cuidados, Hongos, Lesiones, Pies, Sandalias, Talón
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs