Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El ejercicio mental, clave para mejorar la memoria

Ejercicio mental

Muchas veces hacemos hincapié en la gran importancia del ejercicio físico, en cómo puede beneficiar a nuestro cuerpo y a nuestra salud mantener cierta actividad de forma constante durante varios días a la semana. Aunque no sea tan común comentarlo, con la mente pasa algo parecido. Con los años, los pequeños olvidos van siendo cada vez más comunes, pero la mayoría de las veces es algo que tiene solución, y que puede mejorar enormemente si mantenemos en forma nuestro cerebro.

Entrenando la memoria

Tal vez sea habitual en ti tener pequeños despistes, olvidar ciertas cosas sin demasiada importancia. No tiene por qué ser una pérdida de memoria como tal, sino que se te hace difícil recuperar la información en ese momento. Aunque la capacidad de retener datos dura toda la vida, lo que hay que hacer es ejercitar la facultad de recuperarlos, y cuanto más ejercicio, más fácil será recordar sin esfuerzo. Algunas técnicas y hábitos que te ayudarán a ello son:

Ejercicio cerebro

  • Relacionar ideas: para recordar algo, es muy útil intentar asociar unos datos con otros en lugar de intentar hacerlo directamente. Se puede practicar asociando nombres de personas que acabas de conocer con objetos o colores, también con otras palabras que se parezcan. Para recordar dónde has dejado las llaves, normalmente será muy efectivo pensar qué hiciste al salir del coche, rehaciendo tus pasos hasta donde probablemente las dejaste.

  • Practicar con cosas simples y cotidianas: hay cosas que hacemos continuamente en nuestra vida, y por las facilidades que tenemos para ellas no suponen un esfuerzo para el cerebro. Memorizar lo que quieres comprar en el supermercado en vez de apuntarlo, intentar recordar números de teléfono en lugar de mirarlos en la agenda del móvil, o hacer un repaso mental del día cuando esté acabando son tareas que podemos realizar a diario y que fortalecerán nuestra memoria o capacidad para recordar.

  • Salir de la rutina: hacer las mismas cosas una y otra vez lleva a hacerlas sin tener que pensar, lo que acaba atrofiando. Rompiendo de vez en cuando ciertos automatismos conseguiremos estimular el cerebro. De forma parecida, tener una vida social y cultural activa también es beneficioso, por el hecho de analizar y contrastar opiniones continuamente. Conocer gente supone igualmente un ejercicio mental.

Por último, aunque no menos importante, llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico también influyen positivamente en el aspecto mental. Nutrientes como el magnesio, el potasio o las vitaminas del grupo B contribuyen a cuidar la mente, mientras que sustancias como el alcohol o el tabaco deben ser evitadas por sus efectos negativos. Quizá a día de hoy apenas notes la diferencia, pero en un futuro puede ser determinante.

Última actualización: 15 de February, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo