Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Conocemos el uso del hielo para aliviar lesiones

Aplicando hielo en la rodilla

Aliviar una lesión con hielo puede ser uno de los pasos más inmediatos a tomar para las lesiones agudas como esguinces, torceduras, contusiones y magulladuras.

Pero, ¿por qué el hielo alivia en lesiones sobre tejido blando? La aplicación de hielo sobre el tejido blando puede ayudar a reducir el hinchazón e inflamación, reduciendo el flujo sanguíneo hacia la zona lesionada.

El hielo también proporciona alivio el temporal del dolor después de una lesión aguda o trumática.

Con el fin de obtener el mejor resultado, es importante poner hielo en la zona durante las 48 horas posteriores al suceso, antes siempre de que el hinchazón avance en su evolución.

La terapia con hielo reduce la temperatura de los tejidos lesionados unos 10-15 grados. Es recomendable poner hielo cuando notemos que la zona se ha calentado un poco.

Más o menos suele bastar con una hora. Pero esto no quiere decir que hagamos masajes cada hora.

El masaje con hielo es el método más eficaz en el tratamiento de una lesión. La manera más sencilla de realizar un masaje con hielo es congelar agua en un pequeño vaso de papel.

La parte del cuerpo lesionada debe estar elevada por encima de la altura del corazón, para reducir el hinchazón, una vez posicionada la zona, realizar un masaje suave.

Mantenemos el movimiento del hielo en círculos constantes sobre la zona lesionada durante unos 10-15 minutos, nunca dejarlo estático.

Los masajes deberán repetirse ciertas veces al día, durante las 48 horas posteriores a la lesión. Concretamente entre 3 y 5 masajes diarios sería suficiente para relajar la zona y evitar los molestos dolores que provocan las lesiones.

Tras estas 48 horas debería reducirse el tiempo de recuperación de la lesión.

También debemos tener en cuenta si para la lesión dada es mejor utilizar frío o calor.

Vasos de hielo para masajes

Precauciones

Demasiado tiempo de contacto entre el hielo y la piel podría provocar un mayor daño en los tejidos blandos, incluso dar lugar a la congelación de la zona.

Debemos tener en cuenta que nuestros reflejos y funciones motoras se deterioran después del tratamiento con hielo, por lo que podríamos ser más susceptibles a nuevas lesiones durante los 30 minutos siguientes a la aplicación del masaje con hielo.

Por esto, debemos evitar el uso de la parte lesionada hasta que el tejido se haya calentado lo suficiente y haya conseguido el tacto habitual.

Suele ser una hora.

Alternativas

Si somos reacios a utilizar un cubito de hielo directamente en la piel o con un vaso de papel, podría utilizar una bolsa de plástico con hielo picado, un paquete de guisantes congelados, o una bolsa de hielo americano sin abrir.

Con estas alternativas debemos tener el mismo cuidado de utilizar una toalla delgada como barrera protectora entre el hielo o el congelado y la piel lesionada.

Como consejo, no estaría mal utilizar hielo picado dentro de una bolsa de plástico fina, todo envuelto en un paño de cocina.

Aplicando 4 veces al día durante 15 minutos y descansando entre masaje y masaje unas 3 horas, no deberíamos tener problema alguno en que la lesión no llegue a ser grave durante las primeras 48 horas posteriores al infortunado incidente deportivo.

No dejéis que pasen muchas horas tras la lesión o lo lamentaréis mucho tiempo.

Última actualización: 08/02/2014 a las 16:00

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo