Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Posibles razones de que el músculo no crezca

Crecimiento muscular

Mucha gente entrena en el gimnasio con la finalidad (principal o con vistas a algún otro deporte o actividad) de ganar masa muscular.

Este es un tema complejo, ya que llevar a cabo un duro entrenamiento que deje el cuerpo “machacado” no es, ni mucho menos, sinónimo de crecimiento muscular (o hipertrofia).

Entrenar duro es necesario, por supuesto, pero vamos a ver que hacerlo con cabeza es todavía más importante, y que todo lo que rodea al propio ejercicio es igualmente determinante.

Alimentación

En este sentido, el “somos lo que comemos” está totalmente justificado. La alimentación es lo que permite que el entrenamiento, sea de pesas o de cualquier otro tipo, tenga resultados positivos, pudiendo convertir el deporte incluso en algo contraproducente para aumentar la musculatura cuando es excesivamente deficiente.

Lo que ingerimos antes del ejercicio está igualmente relacionado con el rendimiento que tengamos durante él, aportando la energía necesaria para realizarlo.

Aunque este tema es muy amplio, hay algunas recomendaciones básicas que conviene tener en cuenta. Una de las más importantes es que, para ganar músculo, hace falta que la relación entre lo que comemos y lo que gastamos guarde un margen suficiente para que el cuerpo pueda aprovecharlo y “fabricar” el músculo al tener disponible para ello.

En relación con esto, hay que recalcar que las proporciones entre proteínas, hidratos de carbono y grasas se reflejarán en las ganancias de peso.

Si la cantidad de proteínas es adecuada (aproximadamente 1,5 gramos por kilo de peso), y las grasas se toman en su justa medida, el músculo podrá crecer.

Si la grasa es excesiva (aunque cuidado porque es necesaria), el aumento de peso será en mayor parte por reservas de este tipo, lo que además dará una sensación de menor tamaño muscular.

En cualquier caso, para ganar músculo hace falta comer mucho y bien.

Descanso

El descanso y el llamado entrenamiento invisible permiten que el cuerpo se recupere del esfuerzo del entrenamiento y aproveche correctamente los alimentos que ingerimos.

Dicho de una forma brusca, las fibras musculares se “rompen” durante el entrenamiento, y si el descanso y los nutrientes son adecuados el músculo se recupera, aumentando de tamaño en el proceso.

Descanso para crecimiento

En lo que se refiere al entrenamiento, el tiempo que debe pasar entre trabajar dos veces un mismo grupo muscular depende del tipo de rutina seguida.

Con rutinas tipo Weider suele dejarse una semana de descanso entre músculos iguales, mientras que en una de cuerpo completo pueden pasar sólo dos días, pero el volumen en cada uno es menor.

Entrenar más a menudo de lo necesario no permite que el cuerpo se recupere, rompiendo todavía más las fibras.

Respecto a dormir, es importante marcarse una base de 8 horas diarias.

El entrenamiento en sí mismo

Por supuesto, el entrenamiento en sí mismo es necesario para el crecimiento muscular. En este sentido, hay infinidad de posibilidades, y aunque es imposible pararse a detallarlos todos, hay que decir que es muy importante la constancia y seguir una rutina que permita que progresemos con las cargas.

Si no progresamos, los músculos se acaban acostumbrando y nos estancamos.

Además, hay que tener en cuenta que la congestión no siempre significa crecimiento, al igual que las agujetas.

Así que ya sabes, si buscas crecimiento muscular y no ponías en práctica alguno de los consejos comentados, puede que te sean de gran ayuda, siempre sabiendo que hay gente con más facilidad para ganar músculo que otra.

Última actualización: 24/02/2014 a las 18:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo