Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Prevenir contracturas musculares reduciendo tensiones

Contractura muscular

Una contractura muscular es el aumento involuntario y sostenido (de forma duradera o permanente) de la contracción de uno o más grupos musculares.

Aunque son comunes en deportistas, cualquier persona puede padecerlas, siendo las cervicales, la espalda y los hombros generalmente los principales afectados.

Si sientes que estos u otros grupos musculares “se cargan”, ya sea con el ejercicio o tras la jornada laboral, te enseñamos algunos trucos que pueden ayudarte a aliviar las molestias.

Las malas posturas, las tensiones de la vida cotidiana, las prisas y los esfuerzos excesivos pueden provocar contracturas musculares (de forma más fácil de lo que podemos pensar) en cuello, espalda y hombros.

Cuando se producen, es imprescindible no forzar el área que sufre el problema, realizando reposo o incluso inmovilizando la zona si fuera necesario.

Por otra parte, ciertos ejercicios incidentes en estas partes del cuerpo pueden ayudar a evitarlas y prevenirlas en gran medida, fortaleciendo la musculatura y reduciendo tensiones.

Si tenemos una contractura

Masaje

Como he dicho, en estos casos es necesario el reposo, ya que forzar más la zona seguiría incidiendo en la causa que lo ha producido.

Además, hay métodos que ayudarán a aliviar las molestias, aunque es muy recomendable visitar a un médico o fisioterapeuta para que diagnostique con más exactitud el problema, y aconseje sobre los posibles tratamientos para solucionarlo completamente.

Entre los medios de que disponemos para aliviar el dolor, la aplicación de calor puede ser muy recomendable, sea con medios más profesionales o con una simple ducha de agua caliente.

Los masajes también pueden ayudar a que los músculos de la zona contracturada vuelvan a la normalidad, aunque es necesario que los haga un profesional, o el problema podría agravarse en lugar de mejorar.

Cómo evitarlas

Hay personas que, por sus ocupaciones, se ven más expuestas a padecer contracturas musculares que otras. Si debes pasar muchas horas sentado o frente al ordenador, aprender a mantener buenas posturas evitará tensiones y molestias.

Los deportistas también se ven muy expuestos, siendo imprescindible realizar un buen calentamiento de todo el cuerpo en general, y de la zona que vayamos a ejercitar en ese momento en especial.

Otro hábito muy recomendable para prevenir este tipo de lesión es el fortalecimiento de la musculatura. Dedicando unos minutos diarios a trabajar las zonas más comúnmente afectadas, podemos evitar que o bien surja el problema, o que unas ligeras molestias que apenas son nada se conviertan en una contractura seria.

No debes olvidar entrenar el trapecio y los hombros, el cuello y la zona lumbar de forma especial, tu cuerpo lo agradecerá.

Última actualización: 11/02/2014 a las 16:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo