Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Trabajemos nuestros abdominales con la fitball

Mujer usando la fitball

Los abdominales son una de las partes de nuestro cuerpo que más nos gusta tener en forma, y es que, ¿a quién no le gustaría conseguir y lucir esa tableta de chocolate para unos o six pack para otros? Y la verdad es que esta zona del cuerpo la podemos entrenar de una gran cantidad de maneras, y además, cada día aparecen nuevas técnicas o aparatos para poder trabajar los músculos con más o menos esfuerzo.

Hoy, os vamos a traer una alternativa, que ya podremos ver lo buena que es, y que nos va a ayudar a trabajar nuestros abdominales, de forma espectacular, divertida y con muchos niveles de dificultad. Nos referimos a la fitball, que también recibe el nombre de balón suizo. Es esa gran pelota que nos encontramos en gimnasios o tiendas especializadas, y que nos puede ayudar a conseguir un buen equilibrio de nuestro cuerpo, ejercitando diferentes partes del mismo a la vez. Por lo pronto, hoy os vamos a dejar unos cuantos ejercicios para poder trabajar los abdominales con esta útil herramienta.

Crunch abdominal sobre una fitball

Quizás sea la forma más fácil de trabajar nuestras abdominales con una fitball, y el ejercicio consiste básicamente en colocar nuestros gemelos de forma cómoda sobre la fitball, teniendo que estar obligatoriamente boca arriba, con las piernas flexionadas y haciendo movimiento de acercamiento de nuestro cuerpo hacia la pelota. Este ejercicio, además, es el que más respeta la espalda del deportista.

Como una imagen vale más que mil palabras, os vamos a dejar siempre un vídeo demostrativo.

Abdominales inferiores

La fitball también nos va a ayudar con los abdominales inferiores, viéndose además otras partes del cuerpo, como pueden ser las piernas. Para trabajar esta zona, tendremos que mantener la pelota entre nuestras piernas y realizar un movimiento de elevación de las mismas sin que se nos caiga. Entre las distintas versiones que hay de este ejercicio, está la posibilidad de coger la pelota con las manos en la posición más alta y llevarla hasta detrás de nuestra cabeza, siguiendo con el orden inverso al anterior, es decir, levantando la pelota con las manos, cogiéndola con las piernas y llevarla hasta abajo de nuevo. También se suele hacer solo con las piernas, elevando y bajando la fitball.

Abdominales oblicuos

Los abdominales oblicuos son unos grandes olvidados por todos a la hora de trabajar esta zona del cuerpo, pero con la ayuda de la fitball vamos a conseguir que esto sea más fácil de trabajar. El ejercicio consiste en, estando boca arriba, apoyar la zona baja de la espalda sobre la pelota, y con las piernas flexionadas a unos 90 grados, realizar el movimiento de levantamiento de nuestro tronco, con las manos situadas tras nuestra cabeza, intentar llevar nuestro codo derecho hacia nuestra rodilla izquierda y viceversa.

Abominales más avanzadas con fitball

Hasta ahora, los ejercicios que os hemos ido mencionado eran más bien sencillos, pero como con todos los ejercicios, también tendremos que ir avanzando, tanto en esfuerzo como en dificultad para poder ir evolucionando también nosotros, y es por esto que os vamos a enseñar los siguientes, aunque como ya decimos, se necesita de una cierta destreza.

Para practicarlo debemos tumbarnos boca abajo, con el cuerpo alineado de pies a cabeza, con los pies apoyados sobre la fitball y los brazos extendidos con las manos apoyadas en el suelo. En este ejercicio, el tren superior permanecerá estable y lo que movilizaremos será el tren inferior. Exhalamos, elevamos la cadera, contraemos el abdomen, aguantamos unos segundos y regresamos a nuestra posición inicial. Si buscamos incluso más intensidad, podemos apoyar sólo la punta de los dedos de los pies formando una uve invertida con nuestro cuerpo.

Última actualización: 26 de March, 2014

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo