Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Los errores habituales comiendo de noche

Cenando

Establecer unos horarios adecuados de comida es algo muy importante, pero quizá lo es todavía más distribuir correctamente los alimentos que vamos a tomar en cada una.

Hoy en día, es habitual llevar un ritmo de vida acelerado que suele impedir controlar la alimentación durante el día. El hecho de pasar tanto tiempo atendiendo de forma escasa y deficiente a la comida hace que se llegue a la cena no sólo con hambre, sino también con el cuerpo en un estado de ahorro que puede hacer que los errores que se cometen en ella multipliquen su importancia.

Y es que es vital que lo que se come a partir de cierta hora sea adecuado, ya que la cercanía de la hora de dormir provoca que no dé tiempo a quemar gran parte de lo que se consume.

Muchos médicos, de hecho, no sólo aconsejan cenar ligero, sino también pasar incluso algunas horas sin comer nada antes de ir a la cama, facilitando también así la digestión.

Comiendo con nocturnidad

Comer de noche

Como he dicho, cuando te alimentas poco o mal durante el día, es difícil resistirse a comer en exceso por la noche. En estos casos, metabólicamente, el cuerpo estará mucho más preparado para almacenar grasas a modo de reservas, pues no sabe cuándo será la próxima vez que reciba alimento.

Lo ideal es comer en torno a cinco veces al día, siendo no todas las comidas igual de fuertes, pero siempre buscando que la tendencia vaya de más a menos en cuanto a cantidades.

Merendar algo de fruta o un yogur durante la tarde puede facilitar el llegar a la cena sin tanta hambre, lo cual hará la noche más llevadera.

La cena ideal, por tanto, debe ser más o menos ligera (sin pasarse, pero tampoco hay que llenarse), evitando al máximo los hidratos de carbono simples, y en la medida de lo posible limitando también los complejos, pues apenas podrán quemarse mientras se duerme.

No es mala idea, eso sí, introducir las verduras, pero las proteínas (carnes magras de pollo o pavo, merluza…) pueden ser nuestras principales aliadas.

Combinándolas con cantidades escasas de hidratos y grasas, tendremos cenas muy recomendables.

Última actualización: 18/03/2014 a las 14:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo