Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo adaptarse al mal tiempo siendo corredor

Corriendo en lluvia

Si eres aficionado al running, ya sea por estar en forma, perder peso o como simple afición, sabrás que una de las mejores cosas de este deporte es que requiere de muy pocos medios para practicarlo.

Basta con tener dispuesto nuestro propio cuerpo, ropa adecuada y unas buenas zapatillas para lanzarse a correr en pistas habilitadas para ello o en la misma calle.

Sin embargo, algo a lo que el corredor sí se ve expuesto, y que no puede controlar, es el mal tiempo (ya sea por excesivo calor, humedad, lluvia o frío), pero hay formas de prepararse para ello según el caso.

Adaptándose a las condiciones

Seguir algunos consejos durante la carrera, o tener una preparación adecuada antes de ella, son hábitos que evitarán que suframos en exceso los efectos de la climatología cuando es adversa.

Esto es especialmente útil para competiciones, aunque también podría utilizarlo el runner habitual que simplemente quiere protegerse cuando pretende salir a correr pese a que las condiciones no son del todo favorables (eso sí, es preferible hacerlo cuando lo sean).

Si hace demasiado calor o humedad, la temperatura del cuerpo puede elevarse en exceso, lo que acaba lastrando el rendimiento y llega a ser peligroso para la salud (cuando el cuerpo alcanza cierta temperatura, utiliza recursos para mantenerse por debajo de ella).

Podemos combatir esto enfriando previamente el cuerpo para partir de una temperatura inferior a los 36 grados normales.

Esto puede hacerse con hielo, y algunos corredores han tomado bebidas casi congeladas antes de la carrera para mejorar el rendimiento.

La cabeza y el cuello son dos zonas a tener en cuenta especialmente.

Corriendo sol

En el caso de que llueva y la humedad sea alta, a pesar de que en general es más recomendable correr con frío que en condiciones calurosas, la ropa o las zapatillas mojadas pueden ser incómodas, generando roces e incomodidades.

Una buena opción es cubrirse con bolsas para evitar la lluvia, al menos hasta justo antes del momento de la salida en el caso de las competiciones, y usar ropa impermeable durante ellas.

Usar vaselina en la piel expuesta también puede ser una buena opción, ya que es resistente al agua y evita que perdamos calor corporal.

Esto, a su vez, permite que usemos menos ropa a pesar del frío, lo que siempre es una ventaja al correr. Al terminar, no olvides ponerte seco para evitar la hipotermia que podría provocar el descenso de temperatura, y bebe algo templado.

Por supuesto, siempre hay que tener en cuenta que una retirada a tiempo a veces puede ser la mejor opción, incluso en competiciones.

Si podemos evitar salir a correr con mal tiempo siempre es preferible, y tener previsto dónde resguardarnos si se trata de una carrera también es importante, así que no lo olvides, podrías ahorrarte algo más que un buen remojón.

Última actualización: 10/03/2014 a las 12:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo