El ejercicio físico y la memoria están relacionados

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Relación entre el ejercicio físico y la memoria

Sabemos que la actividad física en general y el deporte particular incide sobre aptitudes físicas de forma evidente, pero también lo hace sobre la memoria. Recientes investigaciones han estudiado este fenómeno probando sus resultados, aunque no todos los tipos de ejercicios intervienen de igual forma sobre ella. En este post os informaremos sobre lo que dice la ciencia acerca de la relación entre actividad física y memoria. En consecuencia muchos adultos mayores podrán mejorar sus niveles cognitivos a través de la práctica con resultados verdaderamente sorprendentes interfiriendo directamente sobre la salud de ellos.

Memoria y ejercicio

Hasta hace algún tiempo se desconocía cómo el deporte afectaba a los distintos tipos de memorias. Artículos científicos (Matthew B. Pontifex, 2014) avalan esta relación afirmando que con ejercicio físico se realza la función del hipocampo incrementando la memoria a largo plazo en comparación con la población que no lo practica regularmente, cuyos niveles son inferiores y la pérdida de información es aún mayor. Además de ello Chaddock en 2012 concluyó en su estudio que la actividad del lóbulo parietal y frontal decrece considerablemente en aquellos que menos practican actividad física influyendo directamente en los procesos neurales de la memoria.

Todas las referencias bibliográficas apuntan a que el mejor tipo de ejercicio para realizar es el aeróbico, siendo éste el que más tiende a mejorar la memoria tanto en niños como en adultos. Matthew B. Pontifex, en su recopilación científica sobre diversos estudios, afirma que el ejercicio físico actúa específicamente sobre dos tipos de memoria:

  • La memoria a largo plazo. Es la que utilizamos pasado un cierto tiempo, cuando recurrimos a los recuerdos almacenados en nuestro cerebro.

  • La memoria implícita. Es aquella en la que las experiencias anteriormente determinan la efectividad de una tarea, algo muy relacionado con la práctica deportiva. Los automatismos aprendidos o la técnica de cualquier deporte se rigen por este tipo de memoria.

La memoria motora

Memoria motora

La memoria motora es aquella que utilizamos las personas para aprender movimientos coordinativos como montar en monopatín o ir en bicicleta. Aprendemos a realizar un desplazamiento almacenando los parámetros que debemos seguir para completarlo durante muchos años de nuestra vida, eso es la memoria motora. Marc Roig en 2012 realizó un estudio sobre qué ejercicio físico iba mejor para este tipo de memoria y cuánto tiempo debía llevarse a cabo para visualizar los resultados. Pues bien, la investigación concluyó afirmando que bastan 15 minutos de ejercicio físico intenso para que el aprendizaje motor sea eficaz a través del aprendizaje de los movimientos.

Para finalizar cabe señalar la gran cantidad de trabajo que aún queda por descubrir entorno a los beneficios de la actividad física y el deporte, aunque es una evidencia que las mejoras en la calidad de vida de la población son sustanciales. Estos aprendizajes aumentan su importancia en edades tempranas ya que determinarán en buena medida las capacidades del niño. Ya sabes, si quieres reforzar tu memoria practica actividad regularmente.

Archivado en Beneficios, Ciencia, Coordinación, Ejercicios, Memoria, Memoria motora, Recuerdos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion