Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Si eres corredor evita la fascitis plantar

Fascitis plantar lesión corredores Los runners, y en general cualquier deportista, debe enfocar la atención sobre aspectos de rendimiento pero siempre mirando por la salud de uno mismo. Teniendo en cuenta este principio las lesiones pueden repercutir negativamente en la práctica deportiva cortando el progreso que uno lleva hasta el momento de producirse. Existen lesiones comunes para cada modalidad, siendo la fascitis plantar una de las mas dadas en el mundo de la carrera. Sin duda el mejor tratamiento es la prevención aunque en ocasiones pueda producirse por factores externos al deportista. Te adentramos un poco más en este tipo de lesión para que puedas evitarla.

Las causas y los síntomas

La fascitis plantar es una lesión dada por la inflamación de la aponeurosis situada en la parte inferior del pie, justamente en la planta del mismo. Más concretamente podemos localizarla en el arco del pie, que une el calcáneo con los metas (dedos). Ocurre por una sobrecarga o un exceso de estiramiento, y suele producirse por algunas prácticas erróneas:

  • Abusar de la carrera cuesta abajo, ya que todo el peso del cuerpo recae sobre esta estructura.

  • Zapatillas muy desgastadas que hacen que el pie vaya casi a ras del suelo sin ningún tipo de amortiguación.

  • Falta de musculatura en los estabilizadores del tobillo y del pie.

  • Acortamiento del tríceps sural (gemelos y sóleo) como producto de una falta de estiramiento.

  • Hiperpronación natural. Aquellos cuya pisada es demasiado interna, es decir, que desgastan más la zapatilla por la parte interior.

La detección a tiempo logrará reducir la recuperación. Las características de esta lesión se relacionan con un intenso dolor en la parte trasera del pie (a veces se confunde con el espolón pero no están relacionadas), o una dolencia en la parte media del mismo. Estos síntomas se agravan por la mañana cuando el músculo está frío, tras realizar una actividad deportiva de larga duración, al subir escaleras o después de parar de andar.

Tratamiento

Una de las maneras de aliviar el dolor, que no curar la lesión, es el vendaje neuromuscular. La venda adhesiva debe colocarse de tal manera que atraviese toda la fascia plantar aunque la mejor opción es acudir a un fisioterapeuta que sepa dónde pegar exactamente dicho vendaje. Por otro lado los estiramientos deben ser rutinarios con el objetivo de reducir la inflamación producida. Con una simple toalla, o una banda elástica, estira la pierna y rodea tu pie justo debajo de los dedos. Estira de ella para trabajar la flexibilidad de los músculos internos de la planta del pie.

Estiramiento pie

El masaje también es una estupenda opción para reducir el grado de la lesión. No debe centrarse exclusivamente en la fascia, sino que también debería llegar hasta los gemelos para que éstos trabajen sin tanta tensión y puedan suplir la acción de la parte plantar. Otro recurso que puedes adoptar es la suplementación que acelerará tu proceso de recuperación deportiva: el sulfato de glucosamina es el más recomendado para ello. En cuanto a la readaptación deportiva tras la lesión comienza con ejercicio moderado prescindiendo de sesiones de larga duración. Ten en cuenta siempre que la progresión es tu mejor aliado para comenzar a observar buenas sensaciones.

Ahora ya conoces las causas, síntomas y el tratamiento correspondiente a la lesión de la fascitis plantar. Solo te queda aplicar las pautas necesarias para prevenir ésta y cualquier otro tipo de lesión que pueda afectar a tus entrenamientos.

Última actualización: 8 de March, 2014

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo