Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Entrenamiento de agilidad

La agilidad es un aspecto crucial de la aptitud para cualquier nivel en el fútbol. Se podría definir como la capacidad de cambiar nuestra dirección o posición en el menor tiempo posible, es decir, con velocidad. Movernos y detenernos rápidamente es muy importante en el terreno de juego para asegurar evitar a nuestros oponentes. El entrenamiento de la agilidad debe formar parte integral en la formación de jugadores de fútbol.

Como tal, hay una serie de ejercicios para mejorarla. Con el fin de optimizar la agilidad en general, es necesario mejorar el equilibrio, la coordinación y los tiempos de reacción. La combinación de todos estos elementos nos ayudará a mejorar nuestra agilidad. Aquí os mostraremos algunos ejercicios de entrenamiento que ayudarán bastante.

Test de los 10 metros

Para este ejercicio solo se requieren 3 conos. Colócalos en una línea recta separados por una distancia de 5 metros. El cono central se conoce como cono C, mientras que los dos conos externos son conocidos como A y B. El jugador comienza en el cono C. Deberá correr hacia el cono B, tocar la línea con el pie e inmediatamente cambiar de dirección y correr de regreso hasta el cono A, pasando por el cono C. Tocará la línea y volverá corriendo hacia el cono A nuevamente.

Este es un ejercicio que se puede hacer durante un entrenamiento, o puede ser utilizado como una prueba de agilidad en el instituto. Puede ser beneficioso hacer la prueba de agilidad en el inicio de la temporada, registrar tu tiempo, y ocasionalmente volver a probarte a ti mismo para asegurarse de que se está mejorando. Pasado cierto tiempo con esta actividad y mejorando los tiempos, se podría incluir un balón al ejercicio.

Agilidad en la plaza

Este es ideal para mejorar tanto la agilidad física como mental. Necesitaremos 5 conos que colocaremos formando un cuadrado de 10 metros de lado. El quinto cono se colocará en el centro desde el que cada jugador comenzará el ejercicio. El objetivo es salir desde el centro y tocar cada uno de los cuatro conos de las esquinas y volver al inicio en el menor tiempo posible.

Para mejorar el ejercicio y hacerlo más completo, se pueden poner números a los conos haciendo que los jugadores los toquen en orden ascendente o descendente. También puede dificultarse el ejercicio gritando el orden de los conos al inicio, teniendo el jugador que memorizar rápidamente la secuencia y ponerla en práctica inmediatamente. El balón puede añadirse en cualquier momento, dificultando la tarea. Y si queremos mejorar el ejercicio podremos utilizar bandas elásticas sujetando ambas rodillas como en el vídeo.

Regate a través de los conos

Para este ejercicio necesitaremos 12 conos y un balón de fútbol. Colocamos 5 conos en línea recta, a 1 metro de distancia el uno del otro. Al final de esta fila de conos debemos colocar los 7 conos restantes a una distancia, pero en forma de zig zag, con al menos 2 metros en diagonal entre cada cono. El jugador debe comenzar en el inicio de la línea recta de los 5 conos, con un balón en sus pies. Deben proceder a driblar entre los conos lo más rápido que pueda, sin dejar de lado al balón.

Una vez que llegamos al final de estos conos, deberemos correr de vuelta por el exterior de todos estos conos hasta rodearnos totalmente y volver al final, donde nos espera el zig zag. Ahora toca hacer el zigzagueo con balón, y cuando lleguemos al final del recorrido, deberemos volver al inicio de los primeros conos para comenzar de nuevo apenas sin descanso. Es importante que el ejercicio se haga lo más rápido posible, ya que esto nos hará ser más precisos en el toque y el dribbling durante un partido.

Donde menos el más

Esta es una simple pero efectiva actividad para mejorar la agilidad de los jugadores. Colocaremos 4 conos separados por una distancia de 10 metros el uno del otro. Comenzaremos en el primero de ellos y deberemos desplazarnos lo más rápido posible al segundo cono, inmediatamente volviendo el primero (sin rodear el cono). Tras esto, volveremos ahora al cono situado en tercer lugar, volviendo de nuevo al primero. Así los sprints son cada vez más largos.

Puede ser útil convertir estos ejercicios sueltos en una sesión de entrenamiento de agilidad con circuitos. Podremos disponer en el campo las cuatro pruebas y situar a los jugadores por grupos en cada estación, trabajando todos al mismo tiempo la agilidad pero de diferentes formas. Una vez hayan completado dos veces cada ejercicio cada jugador, procederemos al cambio de estación. Recordad que el balón de fútbol será nuestro amigo en el momento en el que los tiempos vayan reduciéndose.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo