Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Qué picar antes o después del ejercicio?

Picar antes ejercicio

A la hora de salir a correr, o para realizar deportes similares que impliquen grandes esfuerzos y gastos de energía, dos factores fundamentales son la hidratación y la alimentación. Si nos centramos en esta última, es importante decir que influye en cosas como el rendimiento durante el ejercicio, la buena o mala recuperación tras él, e incluso si engordamos o no, ya que correr mucho puede llevar también a comer mucho.

Pequeña comida, grandes resultados

Comer ejercicio

A menudo, una pequeña comida antes o después del ejercicio puede ser clave, aportando energía sin llegar a hincharnos, o permitiéndonos recuperar cuando no podemos o queremos hacer una comida completa después de ejercitarnos. Sin embargo, es importante elegir bien los alimentos y las cantidades, o de lo contrario podría acabar jugando en nuestra contra. Veamos algunas opciones interesantes, centradas en salir a correr pero aplicables en muchos otros casos:

  • Antes de correr: en esos momentos, los hidratos de carbono son imprescindibles, mientras que es preferible evitar las grasas y las proteínas en exceso. Una buena opción es ingerir entre 25 y 75 gramos de hidratos, aproximadamente media hora (o algo más) antes de la carrera. Un plátano con un poco de miel, o mermelada de arándanos sobre una tortilla de harina integral son ejemplos de comidas recomendables para estos momentos.

  • Después de correr: aquí sí ganan importancia las proteínas, sin olvidarnos de los hidratos de carbono igualmente. También es bueno incluir antioxidantes, sumando en total unos 50 o 75 gramos de hidratos y 15 de proteínas. 150 gramos de yogur con algunas fresas, o dos barritas de queso con galletitas de trigo integral y una pera son buenas opciones, pues aportarán todo lo mencionado anteriormente.

Por último, no hay que olvidar que comer demasiado de noche no es nada recomendable, y al hacer ejercicio (o incluso no haciéndolo) es posible que suframos esos ataques de hambre a última hora. Para evitarlos, puede ser recomendable incluir también una comida ligera, que satisfaga el apetito antes de caer en los extremos. Podemos hablar de unas 100 calorías, aunque hay que tener en cuenta que hay ciertos alimentos (grasas y proteínas principalmente) que quizá hagan que te cueste más dormirte.

Última actualización: 21 de March, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo