Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Qué es y a qué se debe la pubalgia?

Hombre estirando pubis

Uno de los problemas físicos más comunes que se dan en muchos deportistas es la pubalgia. Esta enfermedad es un dolor localizado a nivel del pubis, con irradiación hacia zonas cercanas de las ingles o del bajo abdomen. El primer síntoma de ésta patología es el dolor en la zona inguinal (ingle) durante la práctica deportiva, pero vamos a ver más detenidamente sus síntomas para poder identificarlo de mejor forma.

El dolor inicialmente se localiza en la región de inserción de la musculatura aductora o bien en la zona supra púbica, donde se insertan los músculos abdominales. Sentiremos un dolor que aparece de manera progresiva cada vez que practiquemos deporte. Este dolor generará limitaciones a los movimientos que combinan la flexión, la rotación de la cadera y la aducción, como suele suceder al chutar, al pivotar, saltar o al realizar un sprint con cambio de dirección.

Si bien el dolor desaparece durante los primeros días de reposo o después del calentamiento previo a la práctica deportiva, la sensación vuelve y evoluciona rápidamente, pudiendo comenzar a tener dolor durante la actividad física diaria. Este se puede instaurar en la zona de la sínfisis púbica y puede irradiar hacia la zona aductora, a la zona inguinal profunda, los testículos e incluso a los glúteos y zona lumbar.

El primer método para intentar tratar esta lesión, como hemos podido ver, es el reposo, pero como siempre os decimos, antes de tratar esta enfermedad, lo mejor sería no tenerla, por la que os vamos a decir una serie de factores que nos pueden hacer sufrir esta lesión.

  • Superficies duras o resbaladizas.
  • El calzado inadecuado o mal atado.
  • Exceso de carga de trabajo o un mal reposo.
  • Diversas alteraciones musculares en abdomen, músculos isquiotibiales, o aductores.
  • Alteraciones en la espalda, sobre todo en la zona sacra.

Esta lesión se da en deportes en los que la repetición de movimientos y sobrecarga de peso de la zona es muy común, como puede ser el fútbol, que con el golpeo de balón, se disparan las posibilidades de sufrir la pubalgia. Aunque como todo, existe la posibilidad de prevenir este tipo de lesiones, y la mejor forma, además de evitar los riesgos, sería fortalecer sobre todo los aductores y los abdominales. Además, el realizar un buen calentamiento, también es una parte crucial para salvarnos de sufrir los dolores de esta lesión.

Fuente: Buenaforma

Última actualización: 14 de April, 2014

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo