Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Qué significa seguir una dieta de ‘comida limpia’?

Un montón de frutas y verduras

No es difícil argumentar que, de todas las últimas tendencias de dieta, la llamada por los americanos “clean eating” ha recibido la mayor atención de los medios en los últimos años. ¿Quieres perder peso? ¿Bajar el colesterol y la presión arterial? ¿Mejorar tu salud en general? Fácil, sólo debes seguir los siguientes consejos

Los más ávidos, partidarios de esta dieta, no consideran que esto es una dieta, pero sí una forma de vida o una estrategia a largo plazo para mantener una dieta saludable y mejorar su calidad de vida en general. Es más como una filosofía que sigue el lema “eres lo que comes” y recomienda la mejora de su salud y bienestar mediante un enfoque significativo en el valor nutricional de los alimentos. Algunos lo llaman obsesión por las calorías.

¿Qué significa realmente “comer limpio”? Aunque la idea general detrás de “comer limpio” es bastante simple (comer alimentos integrales y evitar cualquier cosa artificial o procesada), cuando uno se detiene un rato a pensar, puede llegar a ser algo más complicado de llevar a cabo. He aquí los hábitos que suelen seguir las personas que están inmersas en una dieta de “comer limpio”.

  • Comer principalmente alimentos integrales que, por lo general, se encuentran en la naturaleza y no han sido tratados. Los productos frescos como frutas y verduras son una gran opción.

  • Evitar por encima de todo los azúcares añadidos refinados. Edulcorantes naturales como la miel, el jarabe de arce o el azúcar contenido en las frutas son considerados aptos para esta clase de dieta.

Un corazón formado con frutas y verduras

  • Evitar todos los ingredientes artificiales, conservantes y aditivos introducidos a través de procesos químicos. Se recomienda evitar aquellos ingredientes cuyos nombres sean complicados de pronunciar.

  • Comer solo granos enteros. Un ejemplo claro de esto sería la quinoa de grano entero o el arroz integral. Estos tipos de granos son sin refinar, lo que significa que no se ha eliminado ninguna parte del alimento y puede aprovecharse todo en su forma 100% natural.

  • Evitar los alimentos envasados. En este punto puede llegar a ser muy complicado seguir esta dieta a rajatabla, ya que alimentos como el pan, el queso y la leche pueden ser considerados como “limpios”, a pesar de que conlleva un proceso su elaboración. Además, si todo lo que viene en un envase no está permitido, deberíamos ir al campo a alimentarnos directamente para que ningún proceso se haga realidad.

  • Centrarse principalmente en la calidad de los alimentos (nutrientes) y preocuparse menos de la cantidad de las calorías. Aún así debemos moderarnos en este tema y no llegar a obsesionarnos.

  • Comer alimentos catalogados como “orgánicos” siempre que sea posible y evitar aquellos modificados genéticamente.

  • Si es posible cocinar en casa todo, preparar nuestras propias comidas con los ingredientes que solo nosotros sabemos de dónde han venido si seguimos todos los pasos anteriores.

Una de las mayores ventajas de comer de este modo es que puede llegar a ser muy flexible. A diferencia de otras dietas que establecen una serie de reglas estrictas y un procedimiento específico, “comer limpio” es más como un conjunto de directrices que se pueden integrar en nuestra vida de la forma que mejor nos venga. Básicamente es la incorporación de alimentos naturales y sin tratar. Es muy fácil.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo