Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

6 errores que nos estresan sin darnos cuenta

Estrés teléfono

El estrés es uno de los grandes males de la sociedad actual. Sus efectos abarcan desde perjuicios para la salud hasta sensaciones desagradables de ansiedad, pero a pesar de reconocer que es un problema no siempre es fácil evitarlo. En este artículo comentaré algunos de los hábitos que muchos tenemos, y que suelen aumentar nuestros niveles de estrés sin darnos cuenta:

  • Conectado las 24 horas: la tendencia actual es a un incremento de las horas que pasamos conectados a los aparatos electrónicos, como el móvil o el ordenador. Aunque no siempre los usemos por trabajo, estudios recientes señalan que sitios como Facebook, por ejemplo, están ligados a sentimientos de estrés y soledad entre sus usuarios. Además, se puede acabar creando una sensación de dependencia y adicción, por lo que hay que evitar cosas como mirar el teléfono a cada segundo.

  • No reaccionar ante lo que nos preocupa: cuando evitamos afrontar las cosas que nos preocupan, acabamos creando una sensación de estrés interno nada beneficiosa. A veces, es mucho mejor exteriorizar lo que se siente antes que hacer como si nada pasara.

  • Falta de movimiento: es algo más que demostrado, la falta de ejercicio tiene resultados no sólo físicos, sino también psicológicos. El ejercicio puede reducir los niveles de cortisol (la hormona del estrés) en el organismo.

Estrés obligaciones

  • No descansar lo suficiente: en este caso, la frase “ya dormiré cuando me muera” no podía ser más desafortunada. La privación de sueño puede afectar de manera significativa a los niveles de estrés, haciéndonos sentir más irritables y dificultándonos tratar con lo que nos preocupa.

  • El dinero antes que lo que te gusta: ganar dinero es importante, y a día de hoy algo bien difícil, pero no debemos olvidar que hay que dejar algo de tiempo al día (o a la semana) para evadirse del trabajo y dedicar parte de nuestra vida a lo que nos gusta. Cuantas menos cosas se hagan por placer, más cosas se harán compulsivamente, lo que nos hará sentir estresados.

  • Sobreanalizando las cosas: ninguna situación estresante se ha resuelto por el hecho de obsesionarse con ella, lo cual sólo crea más ansiedad. Debemos saber elegir el momento en el que preocuparnos por cada cosa, y es aquel en el cual justamente podemos hacer algo por solucionarlo. Los pensamientos compulsivos sobre los problemas no llevan a nada bueno.

Por supuesto, existen muchas más cosas que afectan a nuestros niveles de estrés, pero las comentadas son algunas de las que se presentan en el día a día, sin darnos muchas veces ni cuenta de cómo nos están creando ansiedad en realidad. Los excesos casi nunca son buenos, así que dedica parte de tu tiempo a hacer lo que te gusta y no te obsesiones más de la cuenta con los problemas.

Última actualización: 3 de April, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo