Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

fuerza deportes resistencia Ya hemos hablado en algunas ocasiones sobre la importancia de entrenar la fuerza en el running y los distintos métodos para hacerlo. Hoy nos centraremos más concretamente en cómo podemos utilizar este entrenamiento para incrementar nuestro rendimiento deportivo. Mejorando la fuerza podemos bajar tiempos en deportes de resistencia como el ciclismo, la natación o la propia carrera, entre otros. Aunque la preparación vaya enfocada hacia lo aeróbico también es importante incluir sesiones hacia dicho objetivo para obtener mejores resultados el día de la competición. Ahí va toda la información que relaciona la fuerza y el rendimiento.

Cómo influye

Dos son los principios que encontramos en esta relación: transferencia y especificidad. El primero hace referencia a la aplicación de entrenamientos o ejercicios que puedan valer realmente para la propia competición deportiva.

Esto quiere decir que si planificamos un entrenamiento de fuerza, los ejercicios deben estar enfocados a los gestos reales que posteriormente se van a producir el día de la carrera que nos estamos preparando.

deportes resistencia

Estrechamente relacionado con ello encontramos el segundo principio, el de especificidad. Se define como las características típicas de cada deporte que hay que tener en cuenta para planificar una rutina de entrenamientos, ya sea macros, mesos o microciclos.

Dicho de otro modo, todas las adaptaciones físicas y fisiológicas tienen un denominador común con el esfuerzo requerido según el deporte practicado.

Y ¿por qué estos dos principios? La relación entre fuerza y los deportes de resistencia debe construirse en base a ellos.

Debemos estructurar nuestros entrenamientos teniendo en cuenta qué demandas físicas de fuerza vamos a necesitar.

Cómo combinar fuerza y resistencia

Una vez entendido lo anterior ya podemos entender el proceso de planificación de la fuerza.

Son muchos los deportistas que no optan por trabajarla por el miedo a perder las mejoras aeróbicas conseguidas hasta el momento.

Esto es cierto pero hasta un cierto punto, ya que únicamente se perdería dicha capacidad si mantenemos este tipo de sesiones en exceso.

Lo ideal es establecer periodos donde trabajes la fuerza pero separados entre sí por, al menos, 4 semanas.

Por ejemplo puedes incorporar en un mesociclo una semana dedicada al trabajo de fuerza.

El mejor entrenamiento es el de fuerza explosiva, precisamente por los dos principios mencionados anteriormente ya que repercutirá positivamente en la zancada.

También influirá en la economía del gasto energético, ya sea en ciclismo o en otro deporte de resistencia. En otras palabras, las adaptaciones deben ser neurales y no de hipertrofia.

Son infinidad las ventajas de entrenar la fuerza en deportes de resistencia:

  • Prevención de lesiones.

  • Disminuir la sensación de fatiga.

  • Mayor potencia en relación con el VO2 máx.

  • Alargar la vida deportiva del competidor.

  • Etc.

Como habrás visto es sencillo incorporar un entrenamiento de fuerza en una rutina destinada a deportes de resistencia. Si compites en uno de ellos, cuéntanos tus modelos de entrenamiento y cuánto dedicas a trabajar esta aptitud.

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo