Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

ejercicio peso libre o máquina Es una de las eternas preguntas en el gimnasio. Sobre todos los más noveles se cuestionan qué irá mejor para su entrenamiento, si los ejercicios con máquina o los movimientos con el propio peso corporal. Lo cierto es que cada uno busca objetivos distintos y la elección dependerá de tu meta. Científicamente no hay ningún estudio que ratifique al 100% los beneficios de una modalidad sobre la otra, sino que más bien enfoca las ventajas a cada tipo de entrenamiento. Para que no quede ninguna duda os presentamos las diferencias entre uno y otro para que adecuéis vuestra rutina en función del objetivo:

Peso libre

Sin duda es la forma más natural del entrenamiento, la que más se asemeja a la forma de preparación física que nuestro cuerpo necesita.

Apenas requiere material y su principal ventaja es que se adapta al peso de cada uno, es decir, aquel que más pesaje tenga también será capaz de levantar más fuerza.

Allá van los pros de utilizar esta forma de entrenamiento:

ejercicio peso libre o máquina

  • Gran inestabilidad en los movimientos, algo que da lugar al trabajo de estabilidad. Nuestros músculos ganarán en propiocepción, coordinación, equilibrio… Se activarán gran cantidad de operaciones nerviosas no entrenadas con máquinas.

  • Funcionabilidad de los movimientos. Es importante incidir en este aspecto ya que muchos únicamente buscan fines estéticos por encima de cualquier beneficio útil.

    Los patrones de movimiento suelen corresponderse con los desplazamientos musculares que realizamos día a día.

  • Permiten variabilidad en el entrenamiento: cambiar el material, la posición, la fuerza aplicada… Te harán avanzar y notarás antes tu progreso.

  • Transferencia deportiva. Para la mejora de la condición física en deportistas que compiten, este hecho es vital para trasladar la fuerza al movimiento previamente entrenado.

    Incrementará la eficacia así como la eficiencia en el gesto técnico.

  • Incremento metabólico superior respecto a otros ejercicios guiados. Al activarse una mayor cantidad de estructuras también se elevará el gasto energético y, por tanto, la quema calórica.

Máquina

En el lado opuesto encontramos las máquinas, ya sean guiadas o semiguiadas.

Tienen un conjunto de características que hacen entrenar de forma totalmente distinta al músculo, aunque el objetivo sea el mismo.

Normalmente se aconsejan para los novatos ya que permiten realizar el movimiento sin fallos técnicos al ser una ejecución guiada.

Estos son los parámetros que definen el trabajo de máquina:

ejercicio peso libre o máquina

  • Mayor activación del músculo que se trabaja. Al centrar el movimiento en el grupo muscular deseado, el resto de estructuras corporales apenas interfieren incidiendo así en la contracción voluntaria del músculo a entrenar.

  • Comodidad para ciertas poblaciones, como por ejemplo los adultos mayores. Los patrones de movimiento de las máquinas guiadas son claros, sin necesidad de una técnica concreta específica.

  • Movimientos analíticos, algo que puede favorecer el proceso de recuperación de una lesión.

  • Permite modificar la carga de entrenamiento incrementándola a medida que avanzamos en él.

Sin embargo todo depende del tipo de máquina y, como se ha dicho anteriormente, el objetivo que busquemos.

Lo ideal con una condición física mínima junto con una cierta experiencia en el gimnasio, es comenzar con ejercicios en peso libre para después pasar a las máquinas y así fijar la estabilidad de la columna de forma segura.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, la decisión sobre qué método utilizar es únicamente tuya.

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo