Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Fase de despegue y vuelo

La técnica del triple salto es muy similar a la del juego infantil de la Rayuela. Un atleta debe despegar y aterrizar con la misma pierna y luego volver a despegar y a aterrizar con la pierna cambiada en otra posición. Esta práctica tiene muchas características similares al salto de longitud durante la fase de aproximación. Sin embargo las diferencias terminan en el despegue. Hoy vamos a examinar los requisitos técnicos que debe tener un buen triplista.

Controla la aceleración

La capacidad de acelerar rápidamente se desarrolla abordando ejercicios que engloben técnica y la fuerza (de partida y explosividad, es decir, practicar muchas salidas). En el enfoque de triple salto, existen entre 4 y 6 pasos que son cruciales a la hora de la carrera. Durante este momento el atleta acelerará a su máxima velocidad y comenzará a controlarla hasta el momento del salto. Los atletas que menos velocidad máxima tienen, generalmente, llegan antes a su máxima velocidad antes del salto. Para una buena técnica en carrera, deberemos mantener la velocidad máxima alcanzada y una postura vertical en todo momento.

Velocidad máxima

Mucho se ha hablado y escrito acerca de mejorar la calidad de la velocidad máxima alcanzada por un triplista. Existen diversos métodos para entrenar esta capacidad tan necesaria en esta disciplina del atletismo. Métodos como los sprints a diversas intensidades (a modo entrenamiento de intervalos), subir cuestas, llevar peso extra atado a ti para realizar despegues y otros métodos más sofisticados que no comentaremos hoy. Sin embargo los elementos que se relacionan estrechamente con el control de la velocidad máxima son la postura y posición de la pelvis.

Atleta en plena fase de saltos

El despegue

Los tres saltos previos al despegue deben ser de la misma intensidad. Se corre el riesgo de realizar un muy buen primer salto y un segundo malo, con lo que descompensaremos el esfuerzo realizando un muy pero tercer y definitivo salto. Para conseguir un buen despegue debemos trabajar el movimiento horizontal de nuestro cuerpo. Dejaremos que los flexores de la cadera se estiren para poner la pierna en posición de despegue.

Además hay una zona de nuestro cuerpo que sufre un mayor peligro de lesión, y con razón. Nuestros tobillos soportarán hasta 300 kilos de presión en cada salto que realicemos. Así que deberemos tenerlos bien cuidados y entrenados para estas ocasiones. Con trabajos de pliometría y musculación conseguiremos una buena resistencia a la torsión de los mismos en caso de accidente.

Davis aterrizando

El vuelo y la caída

Durante esta última fase del triple salto deberemos mantener siempre la espalda recta, así como los brazos y las piernas estirados hacia delante. En el momento de aproximación al suelo el tronco deberá ir inclinándose hacia delante para acabar contactando en la arena con los pies y el trasero. Lo más seguro a la hora de caer es inclinarse hacia uno de los lados en el momento del impacto con la arena. Así evitaremos cualquier torcedura o contusión en los aductores.

La disciplina del triple salto conlleva ser rápido, controlar tu velocidad máxima, visualizar un objetivo (la línea de salto), trabajar duro tus tobillos, memorizar la técnica correcta del salto, medir bien las intensidades de tus saltos y ser conscientes de que se puede fallar más de una y dos veces. Muchos atletas profesionales fallan en sus saltos durante las olimpiadas, y ellos han entrenado muchas más horas al día que vosotros. Podéis acercaros a nuestro otro post sobre la técnica y las fases del triple salto y ver los vídeos explicativos.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo