La miel, un alimento milenario lleno de beneficios

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Miel pura

La miel es uno de esos alimentos que desde siempre están en nuestras cocinas, y no es precisamente un alimento que empezaran a utilizar nuestras madres o nuestras abuelas, sino que es conocido desde el antiguo Egipto, cuando se conocía como el “néctar de los dioses”. Además, quizás sea el edulcorante más antiguo conocido, aportándonos energía de manera rápida gracias a que está compuesto de azúcares simples, aunque eso sí, a un ritmo menor que el azúcar, ya que su composición es mucho más compleja.

Como decimos, la miel es en su mayoría azúcar, sobre todo glucosa y fructosa, pero también contiene cantidades pequeñas de un gran número de sustancias como pueden ser vitaminas, minerales, trazas de enzimas, antioxidantes y aminoácidos. Si bien es cierto que las cantidades de esas sustancias son pequeñas, es una diferencia importante, ya que además de ser un alimento natural, como tal, nos aporta pequeñas cantidades de nutrientes muy beneficiosos para el cuerpo que con el azúcar refinado no tendríamos.

Entre los numerosos beneficios nos podemos encontrar los siguientes:

  • La miel protege nuestras células del estrés oxidativo al ser rica en polifenoles que actúan como antioxidantes.
  • La miel favorece el crecimiento de bacterias probióticas en nuestro organismo: los oligosacáridos que contiene causan un incremento de bifidobacterias y lactobacilo al tiempo que potencian ese efecto probiótico en nuestro organismo.
  • Las propiedades bactericidas de la miel pueden ser muy efectivas también en la prevención de alteraciones gastrointestinales que son causadas por bacterias.
  • Los factores de riesgo cardiovasculares se reducen con la miel pura no procesada porque baja los niveles de colesterol LDL y triglicéridos e incrementa el colesterol HDL, más conocido como colesterol bueno.
  • Consumir miel diariamente aumenta nuestro rendimiento físico.
  • Se utiliza para en tratamiento de diferentes enfermedades de la garganta como puede ser faringitis, laringitis, etc., y otras como gripes, úlceras, etc.
  • Se una comúnmente con leche caliente o tes como relajante natural.
  • También se está estudiando sus posibilidades formando parte de vendajes y para el tratamiento de quemaduras gracias a su poder antibactericida.

Como todo alimento, también contiene ciertas contraindicaciones:

  • No es recomendable para diabéticos por su alto contenido en azúcares.
  • Está prohibida para menores de un año, ya que puede contener esporas de la bacteria Clostridium botulinum, la cual puede producir una potente neurotoxina, pudiendo padecer botulismo el bebé.
  • No es aconsejable para personas con sobrepeso por su alto contenido calórico.

Como hemos podido ver, la miel es un alimento que nos puede aportar un sinfín de beneficios, pero del cual también tenemos que tener cuidado en algunos casos. Además, es una sustancia que vamos a poder utilizar en muchas comidas, ya que gracias a su sabor, nos va a ayudar a hacer nuestras comidas más sabrosas, aunque siempre es mejor, si es posible, que sea natural.

Archivado en Aminoácidos, Antibacterias, Antioxidantes, Azúcares, Enzimas, Miel, Minerales, Relax, Vitaminas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs