Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

2 consejos valiosos para mejorar nuestra respiración en natación

Inhalar aire fuera del agua

El triatlón, la natación en sí, cruzar el estrecho a nado y otras actividades que requieran un esfuerzo físico mayor y de unos pulmones bien preparados, deberán siempre ir acompañados de una técnica de respiración apropiada para no morir en el intento. Hoy os daremos dos consejos muy recomendados a la hora de entrenar en piscina o en mar la técnica para coger aire que debéis seguir durante las carreras.

La práctica de cómo respirar correctamente durante el entrenamiento de natación es tan importante como otros ejercicios de técnicas de nado, teniendo como fin aprender a mantenerse relajado y ahorrar energía valiosa necesaria para más adelante en la carrera.

Si levantas la cabeza fuera del agua mientras rotas los brazos o, peor aún, contienes la respiración durante un largo tramo del trayecto y llegas jadeando, entonces todo lo que debemos hacer es rebajar el ritmo cardíaco y dejar de movernos cada vez que respiremos. No es viable. Es por eso que necesitamos entrenar la técnica para que se convierta en automática: el control de la energía durante la natación depende de que la respiración sea suave y relajada.

La natación requiere la coordinación del movimiento de todo el cuerpo y la respiración durante el ciclo de carrera. Para mejorar la respiración al nadar debemos utilizar los mismos ejercicios que haríamos para entrenar un día normal. La única diferencia es que comenzaremos en concentrarnos en nuestra respiración. Una vez que nos sintamos cómodos con la respiración durante el ejercicio, entonces estaremos listos para maximizar los beneficios de este ejercicio en particular, ya que será más relajado y consciente.

Exhalar aire bajo el agua

He aquí dos consejos muy valiosos para mejorar nuestra respiración en el agua y, en consecuencia, la técnica de nado:

Un solo brazo

Comenzaremos con ambos brazos extendido frente a nosotros. En los primeros 25 metros mantenemos el brazo derecho extendido y solo utilizaremos el izquierdo para nadar. Respiraremos en cada palada del brazo izquierdo. En los segundos 25 metros mantenemos el brazo izquierdo extendido y nadaremos con el derecho. Debemos centrarnos en exhalar el aire respirado bajo el agua e intentar coger la mayor cantidad de aire posible cada vez.

3 brazadas y patadas

Nos situamos en el borde la piscina (estando dentro), nos impulsamos con los pies lo más fuerte que podamos y, seguidamente, extendemos nuestro brazo hacia delante la cabeza pegada a esa brazo, mirando hacia el fondo y hacia delante, con el brazo derecho extendido y apuntando hacia los pies. Inmediatamente daremos 6-8 patadas para impulsarnos con el agua y luego 3 brazadas comenzando con el brazo izquierdo, exhalando una vez bajo el agua durante las tres brazadas. Toma la respiración profunda en la tercera brazada y vuelve a realizar otras 6-8 patadas, así hasta llegar al otro extremo de la piscina.

Concéntrate en la respiración en primera instancia, para comenzar el ejercicio relajado. Para sacar el máximo provecho a estos ejercicios, por lo general, es mejor utilizar una serie corta para ayudar a impulsarnos en el agua. Una vez estemos cómodos con nuestra respiración, mejoraremos la técnica de carrera y la posición de nuestro cuerpo en el agua automáticamente.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo