Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Saltarse la cena tampoco es recomendable

No cenar adelgazar

Hemos comentado en alguna ocasión que saltarse el desayuno es una medida poco recomendable incluso para adelgazar, con una curva de glucosa durante el día que no será del todo natural y nos provocará altibajos y falta de energía en ciertos momentos. Cuando esto pasa, el cuerpo acaba pidiendo algo dulce o excesivamente calórico un rato después, lo cual no es nada conveniente porque, entre otras cosas, se activa la hormona insulina que favorece la reserva de grasa.

Con la cena, sin embargo, podría haber más confusión, ya que es una recomendación extendida (y correcta) la de no excederse comiendo a última hora. El problema es que puede haber quien piense que, al haber hecho una comida demasiado copiosa, por ejemplo, es preferible saltarse la cena. Cuando esto pasa, de hecho, lo más probable es que antes de acostarnos acabemos cayendo en un capricho dulce por el bajón de azúcar en sangre, que a esta hora tendrá peores consecuencias todavía.

Reajustando la energía

Saltase la cena

Algo muy importante a la hora de establecer una dieta, y más si es de adelgazamiento, es la distribución de las comidas. Una buena forma de hacerlo podría ser repartir entre cinco comidas al día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena). Proporcionalmente, la comida y el desayuno deberán ser más fuertes, y la cena rondará el 20% de las calorías totales, cuidando eso sí los alimentos concretos que se consumen, ya que por la noche el metabolismo es más lento.

Aunque el almuerzo y la merienda no supondrán grandes aportes calóricos (en torno al 5-10% del total), permiten mantener un equilibrio y no llegar con hambre excesiva a la comida siguiente. Si hubieras caído en el error de pasarte con la comida como hemos dicho, un buen reajuste podría ser una infusión a media tarde, y un caldo de verduras, un pescado hervido y un yogur con frutos secos para cenar, por ejemplo.

Otro elemento que nos proporciona un poco más de margen cuando cometamos errores es el ejercicio físico. Salir a caminar durante media hora o sesenta minutos puede compensar en parte algún exceso que no podamos evitar en alguna reunión familiar o comida especial, aunque evidentemente no nos da carta blanca para comer lo que queramos siempre.

Última actualización: 26 de April, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo