Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Controla la tensión alta a través de la alimentación

Sal e hipertensión

La hipertensión arterial o tensión alta es un problema que sufre muchísima gente (en España se calcula que más de catorce millones de personas lo padecen, aunque algunos ni siquiera lo saben).

Tiene como consecuencia principal el aumento del riesgo vascular, que puede acabar causando un ictus, o incluso la muerte de quien la padece.

Esto hace especialmente importante que todo el que tiene este problema deba concienciarse de poner los medios que tenga a su disposición para cuidar su salud, y en este caso (al margen de los medicamentos), se basan principalmente en el ejercicio y la alimentación.

Ya comentamos algo más en profundidad como la actividad física, con la regularidad e intensidad adecuada, ayuda a controlar el problema.

Sin embargo, la alimentación también es un factor fundamental, al igual que otros hábitos que afectan de forma directa. Se suele decir que hay que evitar la sal en caso de hipertensión, pero también afectan las grasas saturadas, la obesidad, la vida sedentaria (de ahí la importancia del ejercicio), el tabaco y el estrés.

Qué comer y qué no

El consejo de limitar la sal está totalmente justificado, pero no siempre somos conscientes de la que consumimos a través de ciertos alimentos elaborados, por ejemplo.

En estos casos, deben evitarse por su alto contenido de sal productos como las conservas, los embutidos, los ahumados y los alimentos curados.

Otros alimentos con mucha sal son los escabeches, los encurtidos y los snacks (patatas, frutos secos salados…).

Por otra parte, también los dulces, como ciertas galletas o pastas, pueden contener en realidad cantidades considerables de sal, por no hablar de los platos precocinados o algunas sopas de sobre.

Es muy recomendable leer la información nutricional de los productos para saber su contenido de sodio. La causa de evitar la sal es que el sodio retiene agua, lo que supone un mayor volumen sanguíneo que aumenta la presión arterial.

Verduras hipertensión

Además, hay que evitar tomar grasas saturadas en exceso, o al menos las hidrogenadas, pues elevan el colesterol en sangre haciendo que las arterias pierdan elasticidad y se debiliten.

No hay que abusar de las carnes rojas, los lácteos enteros y la bollería, y por el contrario sí es muy recomendable el pescado, en especial el azul por su contenido en ácidos grasos Omega-3.

Alimentos que también son recomendables son las frutas, las hortalizas y las verduras frescas, que deberían ser parte importante de tu dieta.

Estos vegetales contienen muchos nutrientes que protegen las arterias, según señalan muchos estudios. También podemos incluir las legumbres y los frutos secos sin sal.

Última actualización: 17/04/2014 a las 20:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo