Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

La alimentación saludable restrictiva para la pérdida de peso

Dieta saludable restrictiva

En los últimos años han proliferado todo tipo de dietas extravagantes orientadas a la pérdida de peso. Algunas de ellas pueden ser más o menos efectivas, otras sólo son propuestas absurdas, pero muchas de estas dietas “milagrosas” tienen algo en común, el no ser saludables.

Además, son difícilmente sostenibles al llevar al extremo muchas de las cosas que proponen, por lo que acaban funcionando a rachas de restricción o dejadez.

Cuando queremos bajar de peso de forma saludable, la mejor opción es seguir un programa nutricional moderadamente hipocalórico y equilibrado, preferiblemente acompañado de una actividad física (la aeróbica si somos principiantes es una gran opción) que estimula la pérdida de tejido graso y el mantenimiento del tejido magro.

Cuando esto se hace bien, podemos llegar a establecer un programa que seremos capaces de mantener indefinidamente.

Quizá te sorprenda que la reducción calórica no debe ser excesivamente grande, y es aquí donde muchos fallan, pero veamos qué es realmente adecuado:

Déficit calórico

  • Balance calórico negativo: teniendo en cuenta ejercicio y alimentación, se trata de ingerir menos de lo que vamos a quemar.

    Pero un punto importante es que este déficit no debe superar las 1000 kcal diarias, sino que mantenerse entre 650 y 750 es lo más adecuado.

  • No reducir más de 500 kcal al día: si en función de la altura, peso, ejercicio… la persona necesita 2500 kcal diarias, y se quiere perder peso, no se debe empezar bajando el primer día a menos de 2000 kcal, sino que debe ser progresivo y en total siempre dentro de los valores del anterior apartado.

  • 1 kg semanal para que lo que se pierda sea grasa: el perder entre 0,5 y 1 kg semanales, cuando la distribución de macronutrientes es también adecuada, hace que un 80% de lo perdido sea grasa.

    Será una forma posible y saludable de perder peso en la que mantendremos gran parte de la masa muscular, consiguiendo estar delgados pero tonificados.

Por tanto, llegamos a la conclusión de que se puede perder peso (principalmente grasa), con una dieta normal y corriente siempre que sea hipocalórica en su justa medida y preferiblemente venga acompañada de la práctica habitual de ejercicio.

Con una restricción de unas 500 kcal al día sobre lo que necesitamos, por ejemplo, tendríamos un déficit de 3500 kcal semanales, perdiendo aproximadamente 0,5 kg en este periodo de tiempo, lo que supone una opción saludable y viable para adelgazar.

Última actualización: 25/05/2014 a las 10:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo