Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Convertir la grasa blanca en marrón para adelgazar

Quemar grasa

Quizá no lo sabías, pero incluso una vez dentro del organismo, no todas las grasas son iguales, ni perjudiciales. Mientras la grasa blanca es la que se almacena en el organismo, pudiendo provocar problemas, la grasa marrón ayuda a quemar la anterior. Esto ocurre, por ejemplo, cuando tenemos frío, ya que la grasa blanca se transformaría, quemándose para que el cuerpo entre en calor. Esos escalofríos que sufrimos pueden, por tanto, ayudarnos a quemar grasa de una forma similar al ejercicio, pero la alimentación también influye, evidentemente.

Aunque la grasa subcutánea que está bajo la piel (presente normalmente en muslos y glúteos) no es tan perjudicial para la salud, la visceral presente en la cintura y abdomen envuelve los órganos internos, lo cual puede acabar deteriorándolos. Esto hace especialmente importante cuidar de mantener baja la grasa abdominal, y curiosamente las personas más delgadas tienen una mayor cantidad de grasa marrón, hecho que probablemente influya en que puedan comer más sin temor a engordar en exceso.

Dieta para reducir volumen

Aprovechando todo esto, existen alimentos que ayudan a mantener activa la grasa marrón y ayudan a eliminar la que afea nuestra silueta. Evidentemente, no existen los milagros, y la dieta para ello será baja en grasas saturadas y rica en semillas, verduras y frutas frescas, además de alimentos ricos en proteínas y cromo.

La clave está en buscar comer de forma que el organismo pueda usar la grasa que recibe y convertirla en energía en lugar de acumularla, pero debemos ayudar a ello. Los nutrientes con efecto termogénico son capaces de activar el metabolismo para que produzca calor y no acumule calorías. No saltarte comidas importantes como el desayuno también hace que el metabolismo no se desactive y dificulte perder esos kilos que nos sobran.

Una buena práctica es eliminar los azúcares del desayuno e incluir alimentos ricos en fibra, pues se ha demostrado que así es mucho más fácil eliminar la grasa excesiva cuando se realiza ejercicio físico. Lo que comemos, por tanto, influye en la tendencia que tendrá luego el cuerpo a eliminar la grasa, aunque la actividad sea la misma. Un desayuno ideal para activar el metabolismo podría ser un kiwi, café con leche desnatada y algo de pan integral con pavo, favoreciendo así la quema de grasas. Si la leche es entera, incluimos algún bollo o chocolate, habremos caído en un exceso de grasa que además tardará en metabolizarse y hará más lenta la pérdida de peso.

Sin embargo, esto no es sólo aplicable al desayuno, y debemos adaptar todas nuestras comidas incluyendo alimentos “quemagrasa”. Las personas que toman en sus comidas las vitaminas A, C y D, cromo, omega 3 y proteínas, queman grasa mucho más fácilmente que las que no lo hacen. Una comida adecuada podría ser una sopa de zanahoria, ensalada de judías, espinacas y champiñones y medio aguacate con miel.

Última actualización: 2 de May, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo