Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Posturas de Yoga

La mayoría de centros de fitness ofrecen Yoga en una habitación tibia o caliente, pero el Bikram Yoga, a veces llamado el estilo de ‘Yoga ardiente’, es algo totalmente diferente. Técnicamente, Bikram Yoga es una versión de Hatha, una rama tradicional de Yoga que combina posturas y el control de la respiración. Pero no es sólo un estilo, es una experiencia específica con un culto de seguidores (Beyoncé incluida). Cada clase cuenta con las mismas 26 poses fijas, se lleva a cabo en una sala a 42 grados centígrados, y es impartido por un instructor certificado por Bikram. Pero el calor y las posturas difíciles pueden proporcionar diferentes retos que una práctica de Yoga tradicional no te la da. Vamos a darte los consejos más útiles para que tengas en cuenta antes de ir a tu primera clase de Bikram Yoga.

Las críticas

Los críticos de esta disciplina afirman que el calor excesivo puede ser perjudicial y hacer más daño que bien cuando la gente está haciendo movimientos al límite. Este calor excesivo también puede ser un problema para las personas con problemas cardiovasculares, presión arterial alta, o aquellos que son más susceptibles a la deshidratación o insolación. Bikram Yoga es una experiencia difícil para un primerizo: la habitación está a menudo llena de gente, el calor, el sudor y las posturas difíciles.

Antes de tu primera clase habla con tu médico por si tienes o has tenido algún problema de salud o antecedentes de problemas cardiovasculares. ¿Estás listo para sudar? Aquí hay algunos consejos adicionales para obtener el máximo rendimiento de cada sesión de Bikram Yoga.

Consejos para primerizos/as

Prepárate

Debido a que el calor puede ser tan duro para tu cuerpo, es importante pensar en el futuro antes de ir a una clase de Bikram. Comienza hidratándote bien 24 horas antes de la clase, y evitar comer durante 1-2 horas antes de la clase para evitar las náuseas. Pero no te creas que te puedes beber una botella de 2 litros antes de la clase, porque sería perjudicial para ti. Sentirías un malestar incómodo de estar lleno y tener la vejiga hiperactiva durante la clase.

Clase de Bikram Yoga

Ponte cómodo

Elige ropa cómoda que no te roce o restrinja el movimiento cuando estás sudando. Nadie quiere empantanarse por llevar una camiseta de algodón, así que opta por ropa ajustada. Muchas personas reducen al mínimo el roce utilizando ropas bastante escasas en cantidad. Para los hombres, unos pantalones cortos elásticos, y para las mujeres pantalones cortos igualmente y una camiseta de tirantes elástica o un sostén deportivo.

Hidratación

No te olvides de traer agua. Coloca una botella al lado de tu esterilla, y ​​toma pequeños sorbos cuando sea necesario. Lo ideal es que bebas antes de que aparezca la sed, y bebas entre postura y postura. Sin embargo, cada uno tiene necesidades diferentes. Ten en cuenta que algunos profesores no pueden ir al ritmo de todo la clase y deben seguir con las posturas. Así que si te sientes con sed durante una postura, párate e hidrátate tranquilamente.

Lleva tu propio equipo

La mayoría de los centros te proporcionarán colchonetas de Yoga, pero muchas personas prefieren llevarse su propio material. Trae una toalla (o dos, o tres) para limpiar el charco de sudor que dejes y también utilizarla para la tracción. Ten en cuenta que el sudor regula la temperatura corporal, por lo que debes evitar la tentación de secarte cada dos por tres. Secándose el sudor puede hacer más difícil que el cuerpo se adapte a la temperatura de la sala.

Chica sudando en clase

Conoce a la gente

Antes de la clase avísale al monitor acerca de cualquier lesión anterior o condiciones médicas que puedas tener. Un instructor de Yoga con experiencia puede enseñar variaciones para reducir el estrés en una cierta parte del cuerpo o hacer ciertos movimientos más fáciles o más difíciles dependiendo de las necesidades de cada persona.

Sigue tu ritmo

Como con cualquier clase de Yoga, puede ser tentador compararse con otra persona. Pero debes prestar atención a tu propio cuerpo. Es especialmente importante en una clase climatizada, donde el calor puede aflojar las articulaciones y músculos, y hacer más fácil llegar más allá de tus límites. Si el calor hace que te sientas mareado, toma todos los descansos que sean necesarios. Mientras descanses, céntrate en respirar lentamente por la nariz.

Y como consejo final para después de esta calurosa clase de Yoga, lo más importante es hidratarse pero ¿con qué? Pues el agua de coco o una bebida deportiva isotónica serían las mejores opciones, ya que repararemos los electrolitos perdidos. Y para acabar, una ducha fresquita y para casa.

Última actualización: 8 de May, 2014

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo