Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Consejos para recuperarte después de una tanda larga

recuperacion tras esfuerzo largo Insistimos en numerosas ocasiones en la importancia de planificar un buen entrenamiento, pero también un buen descanso. Más aún si las tandas de entreno son algo más extensas de lo habitual, en cuyo caso deberás prestar una atención especial a estos periodos de recuperación. Ya seas corredor de maratones o una persona que practica ejercicio físico de larga duración regularmente es aconsejable que sigas unos consejos que te ayudarán a volver a tu estado físico óptimo lo más rápido posible. Por supuesto, la alimentación también supone el 50% del proceso. Echa un vistazo a las pautas que os proporcionamos para acelerar la recuperación.

Medias de compresión

¿Os acordáis de los beneficios que suponía llevar unas medias compresivas durante la carrera en este artículo? Pues bien, ya podéis darle otro uso extra a vuestras medias. Póntelas unas horas después de tu largo entrenamiento para eliminar los desechos metabólicos de tus músculos y mejorar la circulación sanguínea por las distintas zonas de tu pierna. Lo ideal es ponértelas y caminar a una marcha normal durante los siguientes días durante, al menos, 1 hora. Conseguirás recuperar tus músculos del esfuerzo realizado anteriormente.

Hazte un batido

El estrés causado por el ejercicio físico de larga duración es evidente en nuestro organismo. Reiterando lo anterior, la nutrición es fundamental en el proceso de recuperación y para ello una estupenda idea es mezclar varios nutrientes en un solo batido. Estas son las sustancias principales que puedes añadir a tu mezcla:

batido para recuperar

  • Leche de arroz o de almendras.

  • Proteína de suero (no más que una cucharada)

  • Polvo de cacao bajo en grasa.

  • Avenas.

  • Fresas.

  • Otras sustancias como té verde, claras de huevo, etc.

El intervalo de tiempo más apropiado para consumirlo es hasta tres horas después del entrenamiento para que haga su máxima función en ese abanico de horas donde tu recuperación muscular dependerá, en gran medida, de lo que tomes.

Enfría tus músculos

Aunque no sea el método más agradable, si es el más eficaz para recuperarte después de una sesión larga de ejercicio. Si tienes bañera llénala con agua fría y algunos cubitos de hielo, con una temperatura aproximada a los 8-10 grados. Durante 10 minutos permanece metido en ella para reducir la inflamación de tus músculos cargados, además de eliminar los desechos metabólicos producidos, curar microroturas y contraer todos tus músculos. Aunque lo pases mal durante ese tiempo al día siguiente seguro que lo agradecerás.

Y por último, pelota de tenis

Coloca una pelota de tenis en el suelo y sitúate estirado encima de ella. Muévete en círculos para liberar la tensión de tus músculos del core y así deshacer los dolores producidos por estrés. Incrementará el flujo de oxígeno a esa parte para reducir también la inflamación. Haz lo mismo en las distintas partes del cuerpo que tengas más afectadas.

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo