Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo saber si puedes tener algún problema de corazón

Dolor pecho corazón

Las enfermedades coronarias afectan a un gran número de personas, pero suelen desarrollarse lentamente y no siempre se conocen las señales de alerta a las que debemos estar atentos para prevenirlas.

Para este tipo de problemas, conocer los síntomas puede ser crucial para dar con una solución a tiempo, y también es muy importante mantener unos hábitos de vida saludables.

Los síntomas de alerta

Aunque es posible que se padezca del corazón sin presentar síntomas, lo normal es que podamos apreciar una serie de señales por las que darnos cuenta de que algo no funciona correctamente:

Corazón problemas

  • Arritmias y palpitaciones: se producen cuando hay alguna interrupción en el camino del impulso eléctrico que provoca que el corazón se contraiga.

    La forma en que se presenta es a través de unos latidos muy rápidos, muy lentos o con un patrón irregular. Cuando el ritmo es muy rápido también pueden producirse palpitaciones, notando como si el corazón latiera violentamente en el pecho, e incluso en el cuello y la garganta.

    Este problema puede no ser importante si no ocurre con frecuencia, pero si lo hace es preferible acudir al médico.

  • Dolor en el pecho: ocurre cuando el corazón no recibe suficiente sangre rica en oxígeno. Se presenta como una molestia (presión o dolor leve o intenso) en el centro del pecho.

    Dura unos minutos y aparece y desaparece, con una sensación parecida a la de una indigestión o acidez de estómago. En los ataques al corazón, el dolor del pecho suele venir acompañado de molestias en los brazos, la espalda, el cuello o la mandíbula, por lo que será en estos casos cuando debamos preocuparnos.

    También hay que prestar atención a las náuseas, mareos y sudores fríos.

  • Mucho cansancio: si el corazón no tiene fuerza para bombear suficiente sangre, se produce una insuficiencia cardíaca, y la fatiga aumenta con la actividad.

    El principal síntoma que presentaría este problema sería el mayor cansancio de lo habitual al realizar esfuerzos que antes no representaban una dificultad.

    Si esto ocurre, es posible que hubiera que tomar medidas, aunque no siempre es fácil de determinar.

Estos son algunos de los síntomas que a veces pasan desapercibidos y pueden salvarnos la vida si sabemos interpretarlos, pero también hay algunos más obvios como las pérdidas de conocimiento que podría provocar la disminución del flujo de sangre al cerebro.

También la dificultad para respirar podría ser signo de alarma, con una sensación de ahogo provocada por la acumulación de líquido en los pulmones y causada porque el corazón no puede bombear suficiente sangre.

Última actualización: 03/05/2014 a las 10:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo