Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Ejercita las rodillas para protegerte de dolores y problemas

Ejercicios rodilla

Las rodillas son una de las partes del cuerpo más propensas a provocar molestias simplemente por el día a día, siendo la articulación de la zona la más grande del cuerpo, contando con tres huesos. Implicadas a la hora de andar, subir o bajar escaleras y muchas otras actividades, si empiezan a producir dolores o crujidos con frecuencia puede ser el momento para empezar a cuidarlas mejor, y hay ejercicios que, pese a ser sencillos, pueden ayudar en gran medida a conseguirlo.

Cuando las piezas de la rodilla dejan de encajar bien y funcionar correctamente, puede aparecer artrosis en ella, así como alguna condropatía rotuliana. En el primer caso, el problema viene del desgaste del cartílago articular, mientras que el segundo se debe a una mala alineación de la rótula respecto al fémur y la tibia, con el consiguiente desgaste del cartílago.

Fortalecer y no castigar

Dolor rodilla

Mantener unas rodillas fuertes y sin dolores no es tan difícil si practicamos los ejercicios o deportes adecuados y evitamos hábitos que las castiguen asiduamente. Practicar gimnasia en el agua, ciertos estilos de natación como espalda y crol, así como montar en bicicleta por terrenos llanos y con el sillín alto para evitar flexionar las rodillas en exceso pueden ser opciones muy recomendables. Sin embargo, también se puede hacer un trabajo específico de la zona varias veces al día:

  • Tumbados boca arriba con una pierna doblada y otra estirada, se levanta esta última (sin flexionarla) dos palmos del suelo y se mantiene el muslo en tensión unos segundos. Después se repetiría el proceso varias veces alternando entre una pierna y otra.

  • Sentados en una colchoneta, se coloca una pelota del tamaño de una de fútbol sobre las rodillas estiradas y se aprieta hacia dentro para chafarla (comprimiéndola) durante tres segundos.

  • Parecido al anterior, solo que en esta ocasión se colocará un cinturón justo por encima de las rodillas y el esfuerzo consistirá en intentar liberarse de él (traccionándolo), también durante tres segundos.

Por otra parte, como he dicho, hay que evitar los hábitos poco recomendables que perjudican las rodillas. Entre ellos, tenemos el utilizar asientos muy bajos donde la rodilla queda por encima de la cadera, el mantenerse de pie demasiado tiempo en la misma posición, o subir y bajar escaleras en exceso. Tampoco es recomendable el sobrepeso, pues las rodillas reciben demasiada carga, y hay que evitar los terrenos irregulares y los zapatos demasiado planos (pero también los tacones demasiado altos).

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo