Consecuencias negativas de entrenar con calor

COMPARTIR 0 TWITTEAR

correr con calor Llega el verano y con él el termómetro asciende hasta cifras bastante elevadas. Al igual que cambiamos de rutinas en nuestra vida diaria por el exceso de temperatura, también debemos saber modificar nuestro entrenamiento cuando llegan los días más calurosos del año. Nuestro organismo notará que estamos entrenando en condiciones no favorables y pondrá en marcha procesos de seguridad que harán mermar gran parte de los resultados. A modo de prevención os queremos advertir de los peligros que supone entrenar al aire libre con temperaturas superiores a los 30 grados.

Termoregulación

Son el conjunto de procesos llevado a cabo por el organismo para regular la temperatura interna de nuestro cuerpo en función de las condiciones externas del ambiente. Entrenar con calor supone una energía extra empleada en este proceso que tendrá unos determinados límites. La principales consecuencias de este efecto son anomalías similares al sobreentrenamiento: dolor muscular, aumento de la fatiga, lesión temporal e incluso crónica… En el proceso de termoregulación tiene lugar:

  • Sudoración: el vapor que emite nuestro organismo es evaporado en la piel para refrigerarla. La alta humedad impide este proceso, por lo que deberás escoger sitios de entrenamiento donde los porcentajes sean los más bajos posible.

  • Vasodilatación: los capilares situados cerca de la piel se dilatan para que pase más sangre. Mediante el mecanismo anterior se enfría la piel, cuyo frío es emitido a la sangre de dichos capilares por radiación, convección y conducción.

Deshidratación

agua

El síntoma más evidente y al que debemos prestar más atención. Deberás controlar el consumo de agua hasta 2 horas previas a tu entrenamiento, ya que beber grandes cantidades de líquido justo antes de entrenar nos provocará efectos contrarios a los deseados. Un buen indicador es el color de la orina: debe ser lo mas clara posible, indicio de que la hidratación es correcta. También durante el entrenamiento debes mantener una buena hidratación, consumiendo pequeñas cantidades cada 15 o 20 minutos según el deporte. Y por último ingiere una cantidad suficiente de agua después del entrenamiento para recuperar los líquidos perdidos.

Calambres

La pérdida por sudoración hace que los niveles de electrolitos tanto en la sangre como en los músculos desciendan considerablemente. Las consecuencias más claras son los espamos (voluntarios e involuntarios) del sistema muscular. La solución más efectiva para evitar esta consecuencia en el entrenamiento con calor es consumir bebidas electrolíticas que ayuden a reponer los electrolitos perdidos. El consumo de frutas es beneficioso para este y otros aspectos deportivos.

Daños en la piel

Los rayos del sol en verano son altamente prejudiciales para nuestra piel. Por ello es importantísimo correr con ropa cómoda, ligera y de colores claros que no absorban el calor. Un dato importante:no corras sin camiseta. La camiseta hace que evapores el sudor y así mantener los mecanismos de termoregulación a niveles normales, lo cuál se ve afectado sin una prenda sobre la piel. Ya sabes utiliza gorra, cremas solares y cualquier otro producto que ayude a cuidar tu exterior.

Por último elige las horas de entrenamiento que menos calor haya. Que la temperatura sea elevada no quiere decir que debamos cesar nuestros entrenamientos, solamente requerirá un cambio de actitud y de rutinas.

Archivado en Calor, Correr, Deshidratación, Entrenamientos, Golpe de calor, Termoregulación, Verano
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs