Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Errores a evitar cuando ejercitamos los abdominales

Errores abdominales

En la mayoría de rutinas de ejercicio, sean en el gimnasio, en casa, o en cualquier otro sitio, no falta (o no debería faltar) el trabajo de los músculos abdominales a través de uno o varios ejercicios enfocados a ellos, normalmente varias veces a la semana. Pese a ser una zona tan habitualmente ejercitada, la técnica empleada para ello no siempre es adecuada, lo que trae consecuencias que van desde la nula implicación de los abdominales en un movimiento que se suponía para ellos, hasta llegar a sentir molestias en alguna otra parte del cuerpo por forzarla indebidamente.

Errores habituales

Entre los errores más habituales y que debemos evitar tenemos:

  • Forzar el cuello: este error es un clásico, y consiste en hacer fuerza con el cuello para ayudarnos a levantar el cuerpo. A veces, se lleva al extremo cuando se cruzan las manos detrás de la nuca para hacer fuerza sobre la cabeza, forzando todavía más el movimiento, provocando dolores y no ejercitando la musculatura abdominal. Una buena forma de evitarlo es mirar hacia un punto fijo para evitar que la cabeza vaya continuamente hacia un lado u otro.

  • Subir demasiado: al contrario de lo que algunos puedan pensar, el trabajo de la zona abdominal no es mayor cuanto más se suba (ese típico movimiento hasta tocar las rodillas con los codos, a menudo acompañado por el error anterior), sino que la técnica correcta tiene realmente muy poco recorrido. Elevándonos unos 30 grados sobre la horizontal tendremos suficiente, superado este punto entrarán en juego otra serie de músculos que quizá no nos interese tocar.

  • No separar los hombros del suelo: es un error mantener los hombros pegados al suelo cuando levantemos el tronco. Deben levantarse unos diez centímetros. La zona lumbar, por otra parte, sí debe permaneces abajo en la mayoría de variantes.

  • Una rutina adecuada: al igual que pasa con cualquier otro músculo, los abdominales requieren que se establezca un entrenamiento adecuado que permita también el descanso. Aunque es difícil sobreentrenarlos, acabará pasando, acabará pasando si no llevamos un control adecuado.

Además de todo esto, no debemos olvidar el mantener una respiración adecuada en la que se expulse el aire cuando se contraiga el abdomen, así como complementar con ejercicios para la zona lumbar para evitar descompensaciones.

Última actualización: 31 de May, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo