¿A qué se deben las famosas agujetas?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hombre con agujetas

Es muy normal, tanto para deportistas habituales como para personas que hacen ejercicio de forma esporádica, que le aparezca una sensación de dolor en la zona que más hemos trabajado. Este dolor aparece entre 24 y 72 horas más tarde de la realización del entrenamiento o ejercicio, y es conocido con el nombre de agujetas.

Sobre el qué causa esta sensación tan extremadamente molesta hay mucho escrito, y sobre formas de evitarlo también hay una gran cantidad de bibliografía al respecto, por lo que hoy os vamos a hacer un breve resumen sobre qué sucede en el interior de nuestro cuerpo para que acabemos sufriendo estas famosas agujetas.

Las agujetas o científicamente bautizadas como dolor muscular de origen retardado (DOMS en inglés) se pensaba en un principio que provenían a causa de los cristales de ácido láctico que pinchaban al músculo, pero eso no es del todo cierto, ya que se ha visto como en personas con la enfermedad de McArdle, las cuales son incapaces de producir ácido láctico, curiosamente cuando hacían un sobreesfuerzo físico, también sufrían dolor muscular de origen retardado, es decir, que tenían agujetas, por lo que esta teoría queda descartada.

mujer estirando

En la actualidad, la idea que más fuerza tiene es que las agujetas se deben a una respuesta inflamatoria debida a las microroturas tanto musculares como tendinosas, todo esto debido al sobre esfuerzo realizado en el entrenamiento. Esta inflamación debida a la rotura de estas fibras produce la famosa respuesta inflamatoria que es la que realmente hace que nuestro sistema nervioso se vea irritado y nos de la sensación de dolor en los músculos.

Por supuesto, las agujetas no son malas, ya que realmente lo que hacemos al entrenarnos es seleccionar las células de mejor calidad, siendo las de peor calidad las que nos provocan estos dolores al romperse. En todo caso, si queremos evitar esta situación, es muy aconsejable hacer ejercicio de forma progresiva, pero eso sí, avanzando, ya que si no va a llegar un momento en el que nuestras células musculares se acostumbren al mismo ejercicio de siempre.

¿Cómo podemos tratar las agujetas?

Antiguamente se pensaba que con agua y azúcar teníamos suficiente, pero es algo que ha quedado totalmente obsoleto tras la demostración de que los cristales de ácido láctico no son la causa de las agujetas. Entre los tratamientos más efectivos podemos encontrar algunos muy simples, como puede ser que volvamos a hacer el mismo ejercicio que nos las provocó, ya que esto hace que aumente el riego sanguíneo en la zona y se lleve los productos de desecho que son los que causan la inflamación y el dolor.

Por otra parte podemos encontrar otros tratamientos como puede ser la crioterapia, darnos cremas antiinflamatorias en la zona de dolor localizado o tomar antiinflamatorios para ayudar a no sentir el dolor. Aunque por supuesto, la mejor forma de tratar este dolor es no tener que llegar a el, por lo que se aconseja un calentamiento correcto antes de entrenar.

Archivado en Agujetas, Calentamiento, Inflamación, Microroturas, Músculos, Sobreesfuerzo, Tendones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs