Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Reglas básicas para proteger nuestra salud del sol

Sombrilla en la playa

El sol es sin duda uno de los motivos que nos hace salir a la calle, disfrutar, sentir el calor del ambiente, y además nos hace sentir mejor, más animados y con más ganas de practicar actividades al aire libre de todo tipo, desde todo tipo de actividades acuáticas hasta darnos un largo paseo por el monte, pero sin embargo es bueno saber que los rayos procedentes del sol también nos hacen daño, por lo que vamos a ver una reglas básicas para protegernos de estos temidos rayos solares.

El otro día pudimos ver algunos de los efectos del sol en nuestra piel, y cómo podíamos identificar estas señales en nuestra piel para poder ir al médico y tratarlo a tiempo, pero no solo la piel siente los efectos de la sobre-exposición a los rayos solares, sino que diversas partes del cuerpo, como los ojos, pueden verse también afectados, además de que podemos padecer golpes de calor que en algunos casos son letales.

Veamos algunos consejos que nos da una institución tan importante como la Organización Mundial de la Salud (OMS).

  • Evita la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

    Ten especial cuidado con la exposición al sol durante esas horas.

  • Ten en cuenta el índice UV. Este importante dato te puede ayudar a planificar tus actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol.

    Es necesaria protección solar siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos.

  • Aprovecha las sombras. Ponte a la sombra cuando los rayos UV sean más intensos, pero no olvides que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.

Mujer poniéndose crema

  • Usa ropas que te protejan. Un sombrero de ala ancha protege debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello.

    Las gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar.

    Las prendas de vestir holgadas y de tejido tupido que cubran la mayor superficie corporal posible también protegen contra el sol.

  • Utiliza cremas con filtro solar. Aplicarse una crema protectora de amplio espectro, con factor de protección igual o superior a 30 es más que recomendable.

    Extiéndela generosamente sobre la piel expuesta y repite la aplicación cada dos horas, o después de trabajar, nadar, jugar o hacer ejercicio al aire libre.

  • Evita las lámparas y las camas bronceadoras. Las lámparas y las camas bronceadoras aumentan el riesgo de cáncer de la piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección.

    Debe evitarse completamente su uso.

  • Si vas con niños, protégelos. Los niños suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos.

    Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV como ya se ha explicado. Los bebés deben permanecer siempre a la sombra.

Última actualización: 20/05/2014 a las 18:30

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo