Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Qué podemos hacer con la piel flácida?

piel flácida

La piel flácida es una de las consecuencias que quizás más rechazo causen entre las personas que adelgazan de una manera demasiado rápida, y es que este es uno de los principales motivos por los que sucede este fenómeno en nuestra piel, un adelgazamiento demasiado rápido para que nuestra piel se adapte a los cambios de nuestro cuerpo.

Otros de los motivos principales, y quizás el más natural, es la pérdida de elasticidad de nuestra piel a causa del envejecimiento de nuestro cuerpo y de la falta de colágeno.

Tratar este tipo de trastorno de nuestra piel es posible mediante diferentes acciones, pasando desde hacer ejercicio de forma más o menos exigente, a realizarse una cirugía, siendo esta última alternativa la menos aconsejable por los riesgos que conlleva este tipo de acciones y porque al igual que todo, el esfuerzo y la paciencia siempre traen consigo mayores beneficios.

Practicar ejercicio

Practicar ejercicio siempre es la mejor alternativa para cuando queremos recuperar nuestra forma, incluida la elasticidad de la piel y tener todo en el sitio que le corresponde.

El ejercicio, además de ayudarnos en el proceso de adelgazar, nos va a ayudar a aumentar nuestra musculatura, algo que se antoja básico en este proceso, y es que antes de perder peso de manera masiva con las consecuencias de la piel flácida, es bueno que tengamos una buena planificación que nos evite esto.

Si la piel flácida es ya una realidad, es interesante que hagamos ejercicio de forma que aumentemos nuestra musculatura mientras nuestra piel va consiguiendo la elasticidad ideal, por lo que podemos hacer ejercicios de musculación de alta intensidad, intercalados con trabajo de cardio, como correr, para que no aumentemos nuevamente de peso ni acumulemos grasa, ya que es difícil de eliminar, cogiendo todo el peso en músculo.

Todos estos ejercicios siempre deben de ir de forma progresiva, ya que si queremos ir al máximo desde el principio, lo más seguro es que acabemos mostrando rechazo por el sobre esfuerzo, o incluso podemos sufrir alguna lesión que nos devuelva a la situación de falta de ejercicio y, por tanto, volver a coger peso graso y no de músculo.

Agua

mujer-bebiendo-agua

La hidratación es más que básica a la hora de recuperar la elasticidad de nuestra piel, ya que es uno de los medios de transporte y de disolución de nuestro cuerpo, y por dónde hacemos que salgan muchos elementos que nuestro cuerpo ya no necesita.

Si se nos hace un poco pesado tomar unos 2 litros de agua al día, sería aconsejable que tomáramos también una zumos naturales, como pueden ser de piña o de papaya.

Terapias regenerativas

Existen diversas terapias para recuperar la elasticidad de la piel como puede ser mediante masajes o tratamientos no invasivos.

Una de estas terapias es la masoterapia, una terapia basada en masajes de alta intensidad por su “agresividad”, que procura poner en circulación los sistemas linfático y circulatorio para que puedan revitalizarse y desintoxicarse ayudando esto a mejorar la salud de nuestra piel entre otras cosas.

Cirugía

Como hemos dicho antes, esta sería la última medida que deberíamos tomar, o bien para casos demasiado extremos en los que hemos perdido demasiado peso a una velocidad desaconsejada, quedándonos con una cantidad de piel flácida que puede llegar a sernos molesta.

Esta cirugía eliminará la piel sobrante de nuestro cuerpo, pero siempre teniendo en cuenta que un proceso de este tipo tiene sus riesgos y que, como hemos dicho antes, tiene que ser nuestra última elección.

Como podemos ver, existen una gran variedad de acciones que podemos realizar para mejorar nuestro aspecto con respecto a la piel flácida, y es que no hay nada que el esfuerzo no pueda solucionar, y si de por si nos es imposible conseguir el aspecto deseado, y tras sopesar mucho los pros y las contras, entonces podemos sopesar la idea de pasar por quirófano.

Última actualización: 02/05/2014 a las 20:00

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo