Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Varía tu superficie donde corres para mejorar

superficies para correr Cambiar de ritmo durante tus entrenamientos es una forma estupenda de proporcionar nuevos estímulos que te hagan progresar. Pero modificando también la superficie donde practicas running usualmente, podrás dar un paso extra en tu rutina de entrenamiento. Se trata de buscar pavimentos diferentes para activar músculos que no trabajas demasiado corriendo, por ejemplo, en asfalto. Una magnifica opción es planificar tu rutina de entrenamiento en función de esta variable para así beneficiarte de cada una de las superficies.

Por hierba

Según el Journal of Sport Sciences correr sobre la hierba disminuye hasta en un 17% el riesgo de padecer lesiones en tus pies.

Es un dato muy a tener en cuenta, ya que se traduce en una estupenda forma de readaptación deportiva: correr por hierba tras una lesión.

Corriendo por hierba podrás incrementar tu rodaje sin elevar el riesgo de lesionarte gracias a un bajo impacto articular en comparación con otras superficies más rígidas.

Puedes practicar tandas cortas de alta intensidad y si estás algo por encima de tu peso ideal las razones de correr en hierba aún son más consistentes.

Protege tus articulaciones corriendo en hierba ya que gozar de una buena salud corporal asegura la consecución de resultados con esfuerzo y perseverancia.

Por arena

Practicar running por la arena sí es beneficioso, pero no por cualquier zona de la playa. Deberás localizar un tipo de arena que no sea tan blanda como para que te cueste avanzar ni tan dura que ni se marquen tus pisadas.

La ideal es la que está en la orilla del mar. Muchos preparadores físicos llevan a sus jugadores a correr a la playa como medio para la prevención de lesiones ya que el componente propioceptivo que se da corriendo en la arena no se consigue fácilmente en otra superficie.

Eso sí, requiere unos niveles mínimos de fuerza en el tren inferior, sobre todo en gemelos y sóleo.

Sin duda la variación ideal al running convencional este verano.

Por montaña

correr montaña

¿Has practicado alguna vez el trail? Correr por la montaña es la actividad que más variedad nos puede dar a nuestros entrenamientos ya que se pisan numerosas superficies totalmente distintas de forma continua.

Aparte de disfrutar del paisaje podrás activar numerosos músculos que después harán incrementar tu eficiencia en la carrera.

La focalización en los movimientos necesarios te vendrán bien para lograr un mayor control de tu cuerpo desarrollando así aptitudes antes no conocidas.

Aprovecha las cuestas y siguiendo estos consejos para tu primera salida seguro que repetirás.

Por agua

Seguramente habrás experimentado alguna vez la sensación de correr por agua. Tus músculos tienen que esforzarse al máximo para vencer la densidad del líquido (800 veces mayor que el aire) La principal ventaja que obtendrás será la multidireccionalidad del trabajo muscular.

Esto quiere decir que los movimientos no se producirán en un único plano, sino en todos a la vez. Ve incrementando la profundidad de manera progresiva, comenzando desde los tobillos hasta la cintura como máximo.

¿Te has quedado con estos consejos? Aprovecha todas las superficies que el entorno te da para transferir sus beneficios a la carrera y así mejorar los tiempos de forma considerable.

Última actualización: 14/05/2014 a las 16:00

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo