Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Pequeños trucos para evitar el flato

como prevenir flato Quién más y quién menos ha sufrido alguna vez esta molestia asociada a la actividad física. El flato es uno de los mayores enemigos del deportista ya que hace disminuir el rendimiento considerablemente al existir un foco de dolor en forma de punzamiento en la zona abdominal. Todavía no se han demostrado científicamente las causas que lo provocan pero todos sabemos las consecuencias negativas que conlleva. Sin embargo en SportAdictos estamos para ayudarte en estos aspectos y queremos darte algunas pautas generales en forma de trucos para prevenir esta molestia tan desagradable. Echa un vistazo una por una para que no se vuelva a repetir.

Digestiones

El origen de este dolor se provoca por un roce entre la pared del estómago y el diafragma generando pinchazos en la estructura abdominal del practicante. Dada su localización cercana al estómago podríamos pensar que el ejercicio realizado sin una correcta digestión acentúa la aparición del flato. Lo primero que debes hacer es dejar un periodo mínimo de 2 horas tras la comida para empezar a entrenar o competir. Si quieres especificar más puedes incorporar hidratos de digestión rápida: harina blanca, avena instantánea, frutas y vegetales o simplemente alimentos con azúcares. Contribuirán a una mayor rapidez de la digestión, la cuál puedes mejorar con estos consejos.

Hidratación

hidratarse evitar flato

Los que practicamos ejercicio desde bien pequeños sabemos que bebiendo grandes cantidades de agua durante el ejercicio físico estarás incrementando las probabilidades de que sufras flato de una manera extraordinaria. Por ello, bebe pequeños sorbos de agua mientras estés entrenando ya que el estómago no respondería bien ante ello. Es una obviedad que muchas veces pasamos por alto por la necesidad de hidratación durante la actividad. Aún así echa un vistazo a cómo estar hidratado antes, durante y después de la actividad física para que tu rendimiento no disminuya. Una buena hidratación se traduce en un esfuerzo suficiente para cumplir los resultados.

Respiración

Sobre todo en las modalidades cíclicas como el running. Lo ideal es inhalar por la nariz y espirar por la boca, siguiendo un ritmo constante durante el ejercicio. También en el ámbito de la musculación, combinando la inspiración y espiración con la fase excéntrica y concéntrica respectivamente. Así evitarás irregularidades respiratorias y con ellas la aparición de flato.

Técnica y terreno

Debemos puntualizar una vez más que este aspecto se agrava al salir a correr. Cunado alternamos terrenos (es algo positivo en nuestros entrenamientos) debemos saber adaptarnos a ellos con la correspondiente técnica y el calzado adecuado. No es lo mismo salir a correr por la montaña que por asfalto. Conoce la técnica correcta de correr y estarás previniendo la aparición del temido dolor abdominal.

Aún usando estos pequeños trucos en los entrenamientos no estamos exentos de que aparezca. Cuando haga presencia bastará con descansar un rato hasta que se pase. Respirar profundamente, estirar la musculatura abdominal o masajear la zona localizada contribuirá a ello.

Última actualización: 23 de junio, 2014

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo