Cómo empezar a entrenar en el gimnasio con buen pie

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Errores principiante

Quizá muchos de vosotros os estéis planteando empezar a ir al gimnasio para mejorar la forma física y la salud, pero no sepáis ni por dónde empezar. Es verdad que, al principio, es muy fácil mejorar pese a no hacer las cosas del todo bien, y es que pasar de un sedentarismo casi absoluto a practicar algo de ejercicio suele ser de por sí algo beneficioso. Sin embargo, teniendo unas nociones básicas sobre cómo hacer las cosas adecuadamente conseguiremos un progreso mucho más eficiente y evitaremos problemas de lesiones y otros peligros.

En primer lugar, decir que la constancia es la base de todo progreso, y el caso de los entrenamientos con pesas u otros similares no son una excepción. De nada sirve ir un día ahora, otro la semana que viene y otro dentro de tres semanas, pues es determinante seguir una rutina adecuada en la que los músculos se ejerciten correctamente y cada tiempo determinado, a poder ser ni más ni menos. Pero esta reflexión nos lleva a otro punto importante, ¿qué tipo de rutina debo seguir?

Rutina y técnica

Y es que a menudo es más rápido medio copiar lo que hacen los demás que plantearse lo mejor para nosotros, especialmente cuando no tenemos mucha experiencia. Aunque la mayoría (incluso los profesionales) hagan rutinas divididas, que trabajan los grupos musculares en sesiones separadas o agrupados de dos en dos, quizá la mejor opción para principiantes (lo que no quiere decir que no sean muy recomendables a otros niveles) sean las rutinas de cuerpo completo o fullbody.

Con este tipo de rutinas podremos trabajar todo el cuerpo en cada sesión, pero en un volumen de entrenamiento adaptado para ello. Esto nos permitirá además acostumbrarnos a ejercicios multiarticulares que serán la base de nuestra rutina (press de banca, sentadillas, remo, peso muerto…), lo que nos ayudará a perfeccionar más rápidamente nuestra técnica, factor fundamental a estas alturas. Y es que, aunque se suela caer en el error de cargar más peso aunque suponga empeorar la técnica del ejercicio, la práctica hará más fácil que nos acostumbremos a ejecutarlos correctamente.

Descanso y alimentación

Empezar gimnasio

Vale más que avancemos al ritmo que debemos antes que lesionarnos por hacer mal un ejercicio. Igualmente importante es el descanso, no sólo entre series sino también entre sesiones, y es que es aquí cuando el músculo se recupera para crecer, y si no le permitimos esto no obtendremos resultados. Por último, pero no menos importante, tenemos la alimentación. Al igual que pasa con el descanso, el músculo necesita los nutrientes adecuados para recuperarse, y si no se los proporcionamos bastante hará si consigue mantenerse con el esfuerzo al que lo sometemos en el entrenamiento.

Así que si empiezas en el gimnasio, olvídate de malos ejemplos, caminos rápidos o anabolizantes con riesgo, tendrás progresos a buen ritmo con una rutina adecuada, una técnica depurada y un descanso y alimentación acordes al entrenamiento. Eso sí, procura no abandonar a las primeras de cambio.

Archivado en Descanso, Dietas, Errores, Gimnasios, Principiantes, progreso, Rutina, Técnica
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs