Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Variedad de alimentos con grasas saturadas

Yo antes era un chico al que le gustaba mucho comer de todo y en la cantidad que fuera necesaria para quedarme satisfecho. Sin embargo llegó un momento en el que frené este ritmo frenético y me propuse tomar, por ejemplo, yogur helado en vez de helado de varios sabores, pollo a la parrilla en vez de cerdo o queso bajo en grasa.

Tenía antecedentes de colesterol alto en la familia y parece que este experimento funcionó. En un análisis me salió el colesterol en niveles normales. Pero en el último par de años hice algunos cambios. Comencé a comprar la comida que se producía a nivel local, que siempre es mejor. Comía chocolate negro cada día, compraba menos cantidad de galletas, aperitivos y sucedáneos. El resultado fue una reducción del colesterol malo y un aumento del bueno.

Las grasas saturadas injustamente acusadas

La comunidad médica fue sorprendida por un análisis en 2010 realizado en el American Journal of Clinical Nutrition. En un análisis de la investigación, los científicos descubrieron que no había suficientes pruebas que vinculasen las grasas saturadas a una enfermedad cardiaca o a un derrame cerebral. Cuatro años antes, el estudio Iniciativa de Salud de las Mujeres encontró que comer menos grasas saturadas no daba lugar a tasas más bajas de enfermedades del corazón o de derrame cerebral.

Hamburguesa muy apetecible

El análisis de 2010, sin embargo, era tan grande y tan profundo que incluyó 21 estudios y casi 350.000 personas, lo que atrajo la atención de los expertos. Todo el mundo había asumido que las pruebas contra las grasas saturadas eran determinantes. Al principio hubo gran desconfianza con este tipo de resultado.

La idea de que las grasas saturadas eran malas para el corazón, se basó principalmente en estudios en animales y ensayos a corto plazo que se fijaban sólo en los niveles de colesterol de las personas, no en si en realidad tenían ataques de corazón. Esos estudios son buenos para hacer hipótesis, pero no para hacer recomendaciones generalizadas.

Lo que los investigadores descubrieron fue que la reducción de la grasa saturada en las personas no variaba mucho. Sin embargo, dependiendo del origen de esas grasas saturadas, los niveles de colesterol LDL subían o bajaban. Por ejemplo, el uso de aceite de soja en lugar de mantequilla reducía el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Pero al sustituir las grasas saturadas por carbohidratos refinados (azúcar), los niveles de triglicéridos podían subir y el colesterol bueno HDL podía bajar. Los triglicéridos elevados y el HDL bajo son factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares y un conjunto de problemas de salud relacionados con la diabetes. Aunque para acabar con estos problemas, mejor salir a andar.

Comer menos grasas saturadas no parece ayudar a tu peso. Un estudio en el New England Journal of Medicine encontró que las personas que siguen una dieta baja en carbohidratos para perder peso más rápido, tenían mejores niveles de colesterol que aquellos con una dieta baja en grasa, a pesar de que el grupo bajo en carbohidratos estaba tomando grasas relativamente más saturadas. Esto puede deberse a que las personas que comen menos carbohidratos liberan menos insulina, lo que puede reducir el almacenamiento de grasa, controlar el hambre, y reducir la influencia del metabolismo de tal manera que ayuda a mantener el colesterol bajo control.

Última actualización: 23 de June, 2014

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo