Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Podemos incluir la cerveza en una dieta para perder peso?

Cerveza adelgazar

La cerveza es una bebida que ha tenido mucha mala fama durante años, pero recientemente han ido descubriéndose ciertos beneficios que puede aportar debido a la cantidad de vitaminas (especialmente del tipo B), minerales y otras sustancias de acción antioxidante que contiene. Sin embargo, hay otros muchos alimentos con beneficios que no son muy recomendables en dietas hipocalóricas, y todos sabemos el lastre que puede suponer para perder peso el alcohol. ¿Puede incluirse la cerveza en una dieta de adelgazamiento, o debe evitarse?

No tan calórica

Todos conocemos la expresión “barriga cervecera”, pues se asociaba esa típica hinchazón abdominal a la propia cerveza. Hoy en día, sabemos que en realidad se trata de un alimento hipocalórico, y que probablemente esa barriga abultada se debiera al consumo de otros alimentos ricos en grasa o que provocaran retención de líquidos, aunque es verdad que la cerveza puede dar gases (lo cual también influye).

Hablando en términos algo más exactos, la cerveza aporta solamente 45 calorías por cada 100 mililitros (lo que se traduce en 148 calorías por los habituales 33 centilitros). Si comparamos con un refresco, contiene unas 90 kcal menos, pero claro, los refrescos no son para nada recomendables si se quiere perder peso por sus ingentes cantidades de azúcar. Para saber si realmente podemos incluir la cerveza en nuestra dieta deberemos ver nuestras necesidades calóricas totales, y según esto podremos decidir, pero en general, con moderación no tiene por qué haber demasiados problemas.

Mejor sin alcohol

Cerveza tipos

Lo que sí es muy recomendable es recurrir a las versiones sin alcohol, incluso por encima de la cerveza light. En estos casos, por la reducción del contenido de alcohol, las calorías aportadas pueden llegar a ser mucho menores, incluso bastante menos de la mitad, manteniendo los beneficios nutricionales. La cerveza light suele reducir el alcohol, pero en menor medida, quedando entre la tradicional y la “sin”.

En conclusión, si te gusta la cerveza y mantienes una dieta hipocalórica, la opción sin alcohol es la más recomendable. Su bajo aporte de calorías y sus propiedades nutricionales la convierten en un alimento bastante bueno para consumir (por supuesto, con moderación) incluso cuando pretendemos adelgazar.

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo